Viernes 3 de Julio de 2020

  • 15.2º
  • Nubes y sol

15.2°

El clima en Los Toldos

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

15 de julio de 2018

Tambos al borde del precipicio

Se desarrolló una nueva reunión de la Mesa de Competitividad Lechera, la que encabezo el Ministro de Agro Industria, Luis Miguel Etchevehere, donde se analizaron cuestiones de coyuntura que tienen en alerta al sector y los reclamos de cara un próximo encuentro con el Presidente de la Nación, Mauricio Macri.

Allí el ministro de Agroindustria  se centró  en el análisis, destaco el aumento de 25% en las exportaciones del sector en los primeros cinco meses del año, y “el esfuerzo por brindar herramientas de transparencia a la cadena a través de la emisión del certificado del Sistema Integrado de Gestión de la Lechería Argentina (SIGLeA).

Sin embargo el principal reclamo del sector, que es la recomposición del precio de la leche. Etchevehere se despachó diciendo que el Estado no puede intervenir, lo que dejo a los tamberos presentes un sabor amargo al salir de la reunión.

 

Rápidamente la Confederación de Asociaciones Rurales  Argentina (CRA), no dudo en expresar, que el sector de la producción láctea viene sufriendo una crisis prolongada con frentes múltiples que empujan la actividad a un callejón sin salida.

 

La entidad que nuclea a las rurales de todo el país, entre ellas Sociedad Rural de 9 de Julio, expreso en un comunicado que “las situaciones climáticas, inundaciones, seguida por sequía, minaron el crecimiento potencial de la actividad, incrementando los requerimientos en el uso de insumos principalmente alimenticios (rollos, subproductos para alimentación etc.), así como también la necesidad de recuperar pasturas y reconstituir rodeos debido a la alta tasa de descarte por problemas sanitarios.

 

Es de destacar que en el último informe oficial del Observatorio Lácteo, se detalló que en el último año desaparecieron 450 tambos en el país, y en los últimos  10  años 5.000; sobre ello el vicepresidente CRA, Jorge Chemes, tambero de Nogoya (E.R), reconoció que no entiende por qué el gobierno no da una respuesta ante este escenario y  recordó que cuando al productor le piden una mano, siempre está, sin embargo aquí vemos que le sueltan la mano, expreso.

 

De acuerdo al departamento económico de CRA, las recurrentes crisis económico-financieras del sector industrial, el desacople del producto final y los costos de producción del mismo, la alta exposición financiera con la industria, que conlleva un alto riesgo de cobro ya que en esta como en otras producciones no existe la atomización del cliente; un ejemplo claro es lo ocurrido con los productores que entregaban la leche a Sancor (solo por nombrar un caso), expreso CRA en el informe.

 

Para la entidad gremial, “la ecuación que se complica con el panorama macroeconómico, por un lado el incremento en el tipo de cambio, que a mediano plazo debería facilitar la mejora en el frente exportador para la industria, hecho que debería seguir su correlato con un aumento en el nivel de precio pagado al productor. Pero en el corto plazo se incrementan los costos de producción en forma conjunta, un 80% de los costos de producción se ven afectados por el tipo de cambio real (los sistemas de producción más intensivos son consecuentemente los más afectados), los costos de alimentación encabezan la suba, ya que el precio pizarra disponible de los cereales y oleaginosas tiene correlación directa con el tipo de cambio.

Según CRA, la brecha entre precio de venta y costo de producción genera que el precio de hoy solo cubre el 73% del costo de producción, provocando una descapitalización del orden del 27%.

 Dicha brecha empuja al productor hacia planteos productivos defensivos y de cuasi subsistencia, disminuyendo la intensidad de insumos, retrasando actividades fundamentales dentro del planteo técnico que hieren la sustentabilidad del sistema a mediano y largo plazo, como la reposición de praderas, las fertilizaciones estratégicas en los verdeos, el uso mismo de verdeos y silajes para cubrir los baches forrajeros. Con estos niveles de distorsiones la productividad se encuentra en jaque y los planteos productivos se retrotraen a los de 40 años atrás.

Finalmente aseguran que hay un agotamiento financiero, pero principalmente para pequeños y medianos productores, donde la tasa de desaparición de los mismos sigue aumentando sin tener una aparente solución de continuidad, advierte CRA

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios