Hoy es miercoles 13 de noviembre de 2019 y son las 13:52 hs. ULTIMOS TITULOS: Oficializan la designación de Cantard somo secretario de políticas universitarias / Alerta por la crecida del Río de La Plata en la costa del área metropolitana y La Plata / Turquía anunció la detención de un sospechoso del atentado en Estambul / El gobierno nacional concedió un anticipo financiero de $3.500 millones a la provincia de Buenos Aires / Indagan a los recapturados por policías baleados en Ranchos y por fuga del penal / El Gobierno designó a los nuevos titulares de la ANSV, la DNV y la CNRT / Francisco: "La lealtad y la fidelidad no están de moda" / El río Paraná descendió 7 centímetros en Victoria, tras llegar ayer a su pico máximo / Dos muertos al chocar una moto contra un paredón de contención del Puente Alsina / El papa Francisco pidió rezar por las víctimas del atentado en Estambul / Macri derogó el decreto que dispuso devolver el 15% de la coparticipación / Por seguridad cambiaron de celda ocho veces en cuatro días a "El Chapo" Guzmán / Buen tiempo y una máxima de 29 grados en la Ciudad / Macri anuncia la construcción de la autovía en la RN 5 / Independiente y San Lorenzo empataron en la apertura del Torneo de Verano 2016 / "El mundo no busca un líder en Moscú o Beijing, nos mira a nosotros", dijo Obama sobre el Estado de la Unión / Buen triunfo de Ferro sobre Weber en la Liga / La AFA resolvió que el 30 de junio a las 18 se celebren las elecciones / El ministro de Trabajo bonaerense reunió a intendentes y sindicatos para conformar Comisión de Empleo Municipal / Garavano recibió a las Madres del Dolor /


    26 de mayo de 2016
Un ‘sacudón’ a la dirigencia dio el Obispo de Nueve de Julio en la homilía del Te Deum del 25 de Mayo
Monseñor Ariel Torrado Mosconi dijo que ‘Miremos a nuestra patria como la casa de todos, recinto para cuidarnos como hermanos y soñar con un futuro mejor’

Monseñor Ariel Torrado Mosconi encabezó el Te Deum del 25 de Mayo en la Catedral de Nueve de Julio.

Fue su primer mensaje en una gesta histórica, ya que gobierna la diócesis santo Domingo de Guzmán desde el 1º de diciembre de 2015. En estos cinco meses, el Obispo ha ido mostrando su compromiso con la comunidad, desde la palabra de Dios.

En esta celebración su reflexión fue profunda y de ‘sacudón’ a los presentes – y más allá de las puertas del templo – sobre los temas de la Patria. La ceremonia era apta para la ocasión.

El prelado fue conjugando la fecha histórica con los mensajes bíblicos y el contexto contemporáneo.

Refirió que la Iglesia Católica es parte misma del origen de la nación. Que la Sagrada Escritura ilumina la realidad y “nos guía ayudándonos a discernir en medio de la complejidad de los acontecimientos de nuestra sociedad, cuál es el camino -atinado y prudente- a seguir”. Y en relación a nuestra patria señaló que debe ser tomada “como la casa de todos los argentinos, donde reconocemos nuestra historia común, encontramos el recinto para cuidarnos como hermanos y soñar con un futuro mejor. Por ello les ofrezco esta breve reflexión – dijo el sacerdote -en tres verbos que nos sugieren las acciones que debemos vivir en esta casa común: Recordar, cuidar y soñar”.

El recuerdo es la casa es el ámbito de la memoria: así como en casa, cuando está reunida la familia, se recuerdan vivencias que unen.  Así también nosotros como pueblo debemos reunirnos para hacer memoria de nuestra historia común y redescubrir y renovar los lazos que nos hacen hermanos. El acontecimiento del próximo bicentenario debe ser una ocasión para, liberándonos de relatos utópicos y sesgados por la ideología de turno, poder tener una mirada realista de los acontecimientos, personas y hechos que nos han marcado en nuestra historia. Una familia que olvida su pasado se desconoce e ignora, un pueblo que olvida su historia repite errores y va perdiendo la consciencia y el orgullo de su pertenencia como nación. ¡No podemos perder la memoria de nuestro pasado!”, enfatizó.

La casa es el lugar donde reconociéndonos familia nos cuidamos unos a otros. “En nuestra casa común de los argentinos no podemos conformarnos con mirar fríos números estadísticos, sino que como sociedad, al estado y a todos los demás actores sociales, nos debe importar cada persona y cada familia. Por eso debemos cuidar la salud, la educación, el trabajo y la vivienda de cada ciudadano y especialmente de los más pobres y vulnerables”, resaltó.  Tras ello, puso de relieve que “En toda familia hay discusiones y discordias, pero el amor es más fuerte. Así también en nuestra nación debemos superar las cosas que nos han dividido, perdonarnos mutuamente y renovar nuestros vínculos fraternos”.

“¡Cuántos conflictos, cuánta agresividad, cuánta marginalidad se superarían con grandes dosis de misericordia! Una respuesta a los desafíos sociales de este momento, una superación de tantas encrucijadas que se nos plantean sería recrear una cultura de la empatía y la compasión, de la solidaridad y la reconciliación, de la generosidad y la gratuidad”, invitó a pensar con cuidado.

¡Decidámonos de una vez por todas a obrar con grandeza y cuidémonos unos a otros!, subrayando la frase con sus palabras. 

Y sobre el tercer punto, al que calificó ‘soñar’, dijo “La casa alberga y alienta los deseos del pueblo con una mirada hacia el futuro”. “La pérdida de nobles metas, la desilusión ante utopías que nunca se concretaron, la sensación de que la indiferencia, el cinismo y la corrupción van ganando espacio nos hacen caer en una especie de desencanto, llevan a muchos a bajar los brazos, nos embargan en un pesimismo contagioso”.

“Esta casa que alienta con esperanza hacia un futuro mejor se lo debemos de manera particular a los jóvenes, que tantas veces al verse sin expectativas ni humanas ni espirituales caen en la trampa de una evasión a paraísos ficticios a través de las adicciones al alcohol y a las drogas. ¡Cómo no priorizar la lucha contra el narcotráfico y  el trabajo por la prevención y recuperación de las adicciones!”, añadió el sacerdote.

¡Nuestros jóvenes merecen que le ofrezcamos un estilo de vida esperanzado y con las posibilidades para su plenitud humana y personal!

Al respecto, Ariel Torrado Mosconi enfatizó que “Son muchas las dificultades y nos sentimos pequeños ante la magnitud de los desafíos. Orar es reconocer que sin la ayuda divina no se puede lograr lo que aspiramos ni perseverar en el buen camino. Que el buen Dios nos conceda limpiar nuestra casa de toda corrupción, ordenar nuestra casa de todo caos social y ornamentar nuestra casa con las virtudes humanas y sociales del trabajo y la honestidad que nos permitan hacer de nuestra patria una casa confortable para todos los argentinos.

Mensaje textual de la Homilía del Te Deum del 25 de Mayo de 2016 – Monseñor Ariel Torrado Mosconi:

Estamos reunidos en esta Iglesia catedral -que es la casa del Señor, casa de oración, casa donde se congrega el pueblo santo de Dios en la oración- para conmemorar la gesta de mayo.

Es bueno recordar cuáles son las motivaciones más profundas por las cuales nos congregamos en esta celebración litúrgica.

En primer lugar, sabedores de coexistir en una sociedad plural con personas de diversas convicciones y sensibilidades, no creyentes y creyentes de otras confesiones, sin embargo, reunirnos en la Iglesia católica es recordar nuestro origen como nación y por lo tanto nuestra propia identidad como pueblo. En efecto, en nuestras raíces la fe cristiana ha dejado una huella imborrable que no podemos desconocer. Vale como indicador que de los veintinueve diputados que firmaron el acta de la independencia hace doscientos años, once de ellos eran sacerdotes.

Pero además, los creyentes tenemos clara conciencia de que la oración es un aporte, un deber que brota de la fe, un auténtico “voto” con que contribuimos a la edificación de la nación. La invocación al Dios vivo “fuente de toda razón y justicia” es una súplica confiada en la cual imploramos la luz que esclarece nuestras conciencias en la búsqueda de la verdad, dilata nuestros corazones para convivir en “amistad social”, nos libera de rivalidades en puja de intereses egoístas, y anima nuestras voluntades para no decaer en la tarea, el compromiso y el esfuerzo por la consecución del bien común. ¡La oración, entonces, dilata nuestra confianza y sostiene la esperanza!

En segundo lugar, nos ponemos a la escucha de la Sagrada Escritura, la Palabra divina que ilumina la realidad y nos guía ayudándonos a discernir en medio de la complejidad de los acontecimientos de nuestra sociedad, cuál es el camino -atinado y prudente- a seguir. Cuando la Iglesia reflexiona sobre el texto bíblico, en un contexto como éste, no pretende imponer en modo alguno su propia visión sino aportar, motivar y animar, desde su más profundo convencimiento creyente, unos valores que ennoblecen a las personas, fortalecen la convivencia social y hasta sanan conflictividades. ¡El creyente hace de las riquezas contenidas en la fe su contribución al bien común de la sociedad!

Y, en tercer lugar, el congregarnos espiritualmente inspira, sostiene y fortalece el esfuerzo de los ciudadanos por encontrarnos una y otra vez, superando diferencias ideológicas, intereses mezquinos y antinomias violentas. La Iglesia ofrece su casa para promover la “cultura del encuentro” -un concepto muy fuerte del pensamiento y los gestos de nuestro Papa Francisco- es la posibilidad para superar prejuicios, antagonismos y mezquindades que lesionan gravemente la convivencia social e inhiben todo desarrollo, avance y crecimiento de una nación. ¡Encuentro, diálogo y acuerdos superadores deberían ser consigna y propósito permanente de nuestra tarea cotidiana!

En esto consiste nuestra oración de hoy y a ello apuntan las reflexiones pastorales que ponemos de manifiesto.

Permítanme, ahora, expresar y condesar mi reflexión en una imagen que nos ofrece el evangelio que hemos proclamado: la casa.

En efecto, los obispos argentinos hemos presentado bajo esta figura el mensaje con ocasión del bicentenario de nuestra patria. Ahora quisiera recrear esta metáfora de la casa como el ámbito que nos permita descubrir a nuestra patria como la casa de todos los argentinos, donde reconocemos nuestra historia común, encontramos el recinto para cuidarnos como hermanos y soñar con un futuro mejor. Por ello les ofrezco esta breve reflexión en tres verbos que nos sugieren las acciones que debemos vivir en esta casa común: Recordar, cuidar y soñar.

  1. RECORDAR

La casa es el ámbito de la memoria: así como en casa, cuando está reunida la familia, tras la pregunta retórica ¿te acuerdas…? se repiten las mismas historias que ya han sido contadas una y mil veces, y al recordarlas se actualiza la vivencia común. Al escucharlas y repetirlas se vuelven a reconocer y a renovar los fuertes vínculos que nos unen. Así también nosotros como pueblo debemos reunirnos para hacer memoria de nuestra historia común y redescubrir y renovar los lazos que nos hacen hermanos. El acontecimiento del próximo bicentenario debe ser una ocasión para, liberándonos de relatos utópicos y sesgados por la ideología de turno, poder tener una mirada realista de los acontecimientos, personas y hechos que nos han marcado en nuestra historia. Una familia que olvida su pasado se desconoce e ignora, un pueblo que olvida su historia repite errores y va perdiendo la consciencia y el orgullo de su pertenencia como nación. ¡No podemos perder la memoria de nuestro pasado!

  1. CUIDAR

La casa es el lugar donde reconociéndonos familia nos cuidamos unos a otros. En un ambiente familiar lo más importante es el cuidado personal por cada uno y especialmente por los que más lo necesitan. En nuestra casa común de los argentinos no podemos conformarnos con mirar fríos números estadísticos, sino que como sociedad, al estado y a todos los demás actores sociales, nos debe importar cada persona y cada familia. Por eso debemos cuidar la salud, la educación, el trabajo y la vivienda de cada ciudadano y especialmente de los más pobres y vulnerables.

Pero además, las antinomias ideológicas, los antagonismos sectoriales, la marginación de tantos, solamente se pueden ir superando con mucho amor, que en la vida social lo llamamos cuidado por el bien común. No toda casa es un hogar, para que se convierta en tal hace falta el vínculo del amor, la búsqueda sincera del bien común.

Tal superación supone la grandeza de ánimo y nos llama a desarrollar en cada uno de nosotros actitudes de responsabilidad cívica, de compromiso social, de honesta laboriosidad, de generosidad con los que menos tienen, de respeto, apertura y compresión en la convivencia, de amplitud de miras, horizontes y metas. Reclama, al mismo tiempo, la superación de prejuicios, de intereses egoístas, de conductas mediocres y de objetivos de muy corto plazo.

En toda familia hay discusiones y discordias, pero el amor es más fuerte. Así también en nuestra nación debemos superar las cosas que nos han dividido, perdonarnos mutuamente y renovar nuestros vínculos fraternos.

Que bien nos viene este año de la misericordia para que haya un reencuentro entre todos los argentinos y podamos superar las grietas que nos dividen.

Si bien misericordia es un término al que no estamos acostumbrados ya que no es utilizado en nuestro hablar corriente, pertenece al acervo de la tradición bíblica y, por ello, el Papa Francisco ha querido declarar en la Iglesia católica, a este año como Año Santo Jubilar de la Misericordia. Intentando ir a la misma etimología de la palabra, nos encontramos con que hace referencia a la miseria (miser) en su doble connotación tanto, por un lado, de maldad, ruindad y perversidad como, por el otro, de necesidad, indigencia y pobreza. Se refiere también al corazón (cordis). Así, podríamos decir que la misericordia es la actitud que brota de lo más profundo del ser de una persona y se inclina hacia la humana debilidad, en sus varias manifestaciones, para rescatar, recomponer y elevar. ¡Misericordia, entonces, es lo que falta en nuestro mundo! No se trata de un mero sentimiento pasajero de lástima ante la fragilidad o de impunidad ante lo perverso y corrupto. Tampoco de una fría y dura condena de lo que está mal. Se trata, sí, del inclinarse compasivo para ir al fondo de la realidad y sus problemas buscando remedio, solución, superación. ¡Cuántos conflictos, cuánta agresividad, cuánta marginalidad se superarían con grandes dosis de misericordia! Una respuesta a los desafíos sociales de este momento, una superación de tantas encrucijadas que se nos plantean sería recrear una cultura de la empatía y la compasión, de la solidaridad y la reconciliación, de la generosidad y la gratuidad.

¡Decidámonos de una vez por todas a obrar con grandeza y cuidémonos unos a otros!

  1. SOÑAR

La casa alberga y alienta los deseos del pueblo con una mirada hacia el futuro. La pérdida de nobles metas, la desilusión ante utopías que nunca se concretaron, la sensación de que la indiferencia, el cinismo y la corrupción van ganando espacio nos hacen caer en una especia de desencanto, llevan a muchos a bajar los brazos, nos embargan en un pesimismo contagioso. Alentar, suscitar, despertar la esperanza no es tarea menor a la que nos llama la hora presente. La esperanza es como el aire que debe inflamar los pulmones de nuestra sociedad. Sin ella no hay aliento para superar obstáculos, rectificar rumbos y avanzar sin desfallecer. Ella nos ayuda a tener una mirada y unas actitudes positivas y optimistas aún en medio de los obstáculos y dificultades. Nos impele a no bajar los brazos, a continuar la marcha. Ella tiene dos componentes que debemos aprender a conjugar una y otra vez: paciencia y esfuerzo. Paciencia para saber esperar la maduración de los procesos y capacidad de esfuerzo para que todo sea mejor. Esta casa que alienta con esperanza hacia un futuro mejor se lo debemos de manera particular a los jóvenes, que tantas veces al verse sin expectativas ni humanas ni espirituales caen en la trampa de una evasión a paraísos ficticios a través de las adicciones al alcohol y a las drogas. ¡Cómo no priorizar la lucha contra el narcotráfico y  el trabajo por la prevención y recuperación de las adicciones!

¡Nuestros jóvenes merecen que le ofrezcamos un estilo de vida esperanzado y con las posibilidades para su plenitud humana y personal!

Son muchas las dificultades y nos sentimos pequeños ante la magnitud de los desafíos. Orar es reconocer que sin la ayuda divina no se puede lograr lo que aspiramos ni perseverar en el buen camino. Que el buen Dios nos conceda limpiar nuestra casa de toda corrupción, ordenar nuestra casa de todo caos social y ornamentar nuestra casa con las virtudes humanas y sociales del trabajo y la honestidad que nos permitan hacer de nuestra patria una casa confortable para todos los argentinos. +Ariel Torrado Mosconi Obispo de Nueve de Julio.



COMPARTIR:
Relacionadas:
Comentarios:

Nuestro saludo es de...

 

 

Fcias de turno en Los Toldos

 

Los turnos en Farmacia, comienzan  a las 8 hs

 hasta las 08:30 hs del dìa siguiente

      MES DE NOVIEMBRE 2019

 

Día 1: Fcia MAFFEO                          

Dìa 2: Fcia SAN JUAN

Dìa 3: Fcia SAN JUAN

Dìa 4: Fcia RAMONTELLI

Dìa 5: Fcia  STA ROSA

Dìa 6: Fcia ABARRATEGUI

Dìa 7: Fcia MAFFEO

Dìa 8: Fcia SAN JUAN

Dìa 9: Fcia ABARRATEGUI

Dìa 10: Fcia ABARRATEGUI

Dia 11: Fcia STA ROSA

Dìa 12: Fcia RAMONTELLI

Dìa 13: Fcia STA ROSA

Dìa 14: Fcia SAN JUAN

Dìa 15: Fcia ABARRATEGUI

Dìa 16: Fcia STA ROSA

Dìa 17: Fcia  STA ROSA

Dìa 18: Fcia  RAMONTELLI

Dìa 19: Fcia  SAN JUAN

Dìa 20: Fcia SAN JUAN

Dia 21: Fcia ABARRATEGUI

Dìa 22: Fcia  MAFFEO

Dìa 23: Fcia RAMONTELLI

Dìa 24: Fcia RAMONTELLI

Dìa 25: Fcia  MAFFEO

Dìa 26: Fcia SAN JUAN

Dìa 27: Fcia ABARRATEGUI

Dìa 28: Fcia STA ROSA

Día 29: Fcia RAMONTELLI

Día 30: Fcia  MAFFEO

Direcciones:

San Juan: Coliqueo 70

Fontana: Mitre 598

Sta Rosa: San Martìn 325

Lahuen: 6 de Agosto 298

Maffeo: Coliqueo 650

                                                  

 

 

Telèfonos de urgencia

 

Policía: 101 - 442202

Bomberos: 100 - 442482
Hospital: 107 - 442290
Instituto Médico: 442496 / 442996
 

 

NECROLOGICAS

 

OCTUBRE 2019

1.- Falleció el día 04, a la edad de 74 años CARLOS HECTOR GRAMIGNA

Casa de duelo Uruguay 667

2.- Falleció el día 04, a la edad de 87 años, PEDRO GERARDO VAQUERO

Casa de duelo Sarmiento 1040

3.- Falleció el día 07, a la edad de 94 años ALFONSO JUAN FRANCISCO

Casa de duelo Eva Perón 40

4.- Falleció el día 10, a la edad de 92 años ISMAEL FROSART

Casa de duelo Lettieri 642

5.- Falleció el día 10, a la edad de 99 años ISOLINA DOMINGA CAMPANA vda de TABERNA

Casa de duelo Avellaneda 319

6.- Falleció el día 10, a la edad de 92 años ISMAEL FROSART

Casa de duelo Lettieri 642

7.- Falleció el día 17 a la edad de 90 años ISMAEL REDONDO

Casa de duelo Dorrego 440

8.- Falleció el día 18, a la edad de 81 años, ELIGIO VICTOR PLET

Casa de duelo Dean Funes 532

9.- Falleció el día 16, a la edad de 89 años JOSE MARIA "Pepe" VAZ FILIPE

Casa de duelo Saavedra 170

10.- Falleció el día 21, a la edad de 72 años AMANDA NATIVIDAD LOPEZ de BASILE

Casa de duelo Mariano Moreno 370

11.- Falleció el día 22, a la edad de 73 años DELFOR NORBERTO RATTI

Casa de duelo Cuartel 7 - San Emilio

12.-  Falleció el día 24, a la edad de 53 años, MARINA ELIZABETH RODRIGUEZ

Casa de duelo Pueyrredon 1506

13. Falleció el día  26, a la edad de 75 años, ZULEMA DELFINA CAYUQUEO

Casa de duelo Passo 1144

14.- Falleció el día 27, a la edad de 81 años, MARIA ESTHER YANQUELEN

Casa de duelo Italia 1499

15.- Falleció el día 31 a la edad de 81 años, BLANCA MARTHA CUTO

Casa de duelo Uruguay 267

 

NOVIEMBRE 2019

1.- Falleció el día 02 a la edad de 23 años JUAN CRUZ GUTIERREZ

Casa de duelo Reconquista 370

2.- Falleció el día 03, a la edad de 86 años, MODESTO JUAN de ANTONI

Casa de duelo Las Heras 856

3.- Falleció el día 04. a la edad de 88 años PADRE MANUEL VENTURA GODOY

Casa de duelo Mitre 1042

 

 

 

GUIA TELEFONICA

 

Buscar en Los Toldos
 

 

LA RADIO EN VIVO

   

HORÓSCOPO

 
Virgo
VIRGO (del 24 de agosto al 23 de septiembre)

Vivirás un problema tras otro durante la jornada de hoy. No permitas que la sucesión de eventos negativos afecte tu humor. Deja el egoísmo de lado y trata de demostrarle a tu pareja lo mucho que la amas. No olvides que ella siempre esta a tu lado. Aprovecha la jornada para buscar aquella información que te pidiera un familiar hace tiempo. Deja de postergarlo.Sugerencia: No debes desestimar ninguna experiencia que debas atravesar en la vida. En cada una reside un mundo de enseñanzas esperando ser asimiladas.

 
 


www.lostoldosesnoticia.com.ar - Portal de Noticias Toldense - © 2018 - Todos los derechos reservados


RadiosNet