Lunes 28 de Septiembre de 2020

  • 9.1º
  • Despejado

9.1°

El clima en Los Toldos

20 de marzo de 2016

El obispo impulsa a los sacerdotes a caminar con olor a oveja y transitar en las miserias humanas

Es el mensaje que Ariel Torrado Mosconi ha señalado como ante sala a la Semana Santa
Que la diócesis de Nueve de Julio tiene un obispo sencillo y que se mezcla con los feligreses cada día en su andar cotidiano al verlo caminar por la ciudad, y recientemente al transitar todos los pueblos de la jurisdicción que tiene a su cargo, se han comenzado a dar cuenta los vecinos observadores, y lo han expresado en sus relaciones, desde el momento mismo de llegar a su cargo.

Ven un hombre amable, de acercamiento a cada paso a las personas, cualquiera sea la edad y se desplaza con la naturalidad de las costumbres de la ciudad. Ya transita su cuarto mes en el cargo y carga que le encomendaran el Señor, y el papa Francisco.

Quienes siguen sus pasos y mensajes desde el 1º de diciembre del año pasado cuando asumiera la conducción de santo Domingo de Guzmán, han notado en estos 111 días que su encargo – de apoco – es el de hacer reflexionar a los católicos que deben movilizarse por su próximo – prójimo- no desde la palabra o retórica, sino desde la acción y la oración. Les va pidiendo un compromiso firme de hermanos en Cristo. Sin dudas es un gran sacudón para una sociedad más movilizada en las formas que el fondo de sus problemas.

Esta línea de compromiso en la prédica de la palabra de Dios, se las transmite a los sacerdotes -y lo ha reiterado recientemente al ponerlos en sus cargos en cada parroquia, capilla o iglesia-  con calma y profundidad. Les da señales y ejemplos claros de lo que oportunamente dijera Francisco e impactara en el pueblo de Dios, al decir ‘quiero sacerdotes con olor a oveja’, en el sentido que es en el rebaño donde se verán las necesidades de los hermanos y hermanas y acompañar en sus miserias. Cada vez que puede, el padre Ariel, les deja el ejemplo del ‘Cura Brochero’ (primer sacerdote argentino camino a la santificación), que caminaba y se desplazaba en burro o a caballo, a cualquier hora del día o la noche sin menguar inclemencias del tiempo, para llevar la palabra esperanzadora del Señor. El ejemplo no es cualquiera. Es altamente significativo, ya que, todos conocen la obra del ‘Cura gaucho’ cordobés y hoy florece, ya que en octubre próximo se convierte oficialmente, en lo que es, Santo.

Este jueves 17 de marzo, el Obispo Ariel al poner en marcha el camino a la Semana Santa, ha dejado un mensaje altamente movilizador y de compromiso en la Catedral nuevejuliense en la misa crismal.

Conteste con la obra que muchas parroquias en grandes urbes están realizando de abrir baños con duchas para los mendigos o solitarios que han perdido sus casas y solo encuentran en las puertas de las iglesias un refugio de subsistencia, y viendo las necesidades de la geografía que transita en el encomendado pedido del Señor, pide una Iglesia que esté más cerca de los pobres, los enfermos y de todos los que sufren” y que, como fruto de este Año de la Misericordia, pueda tener una casa para la recuperación de jóvenes adictos.

Obsérvese que el Obispo eleva a los católicos a abrir los ojos para que se involucren en una problemática que ya no es del estado-político, sino es del estado-sociedad, que involucra a cada feligrés. A cada hermano en Cristo. Sacudón como pocos, moviliza el sacerdote!.

En su homilía reflexiona en esa línea con la tranquilidad que lo caracteriza, sobre la labor de cada cura. A ellos les habló y por añadidura al pueblo de Dios.

Les dijo “Quiero agradecer a Dios por el don de los sacerdotes de nuestra diócesis, por todos y cada uno”.

“Ustedes son los elegidos por Dios, son los amigos de Jesús y mis primeros colaboradores en la misión que Dios me ha encomendado como sucesor de los apóstoles”. Y la misión es caminar al lado del rebaño. Ni atrás ni adelante. Concreto el celebrante!.

Les agregó, “Esta epifanía de la comunión debe acrecentarse a través de la oración mutua, el trato cordial en la amistad, la ayuda y el acompañamiento entre los sacerdotes. De manera especial los exhorto a crecer en el trabajo en común para dar algunos pasos en orden a la pastoral orgánica en nuestra diócesis”. Todos fortalecidos y acompañaos se sentirán mejor en la tarea encomendada, puede interpretarse, y sumarse que viene una etapa de mayor presencia en la comunidad.

“Les agradezco profundamente su entrega, su trabajo abnegado y escondido en cada una de sus parroquias y en las distintas áreas pastorales”, le señaló el Obispo Ariel Torrado Mosconi. “De manera especial quiero agradecerles su disponibilidad pronta y alegre para responder a las necesidades de la diócesis. Valoro mucho la generosidad con que tantos de ustedes aceptaron dejar sus cargos donde estaban trabajando para aceptar algún nuevo desafío pastoral”. Les resalta la buena predisposición a los cambios para evangelizar.

El Obispo les agrega un gesto de fortaleza y para que se sientan bien acompañados, “Todos los días rezo por ustedes y le pido al buen Dios que los llene de su consuelo y los sostenga para que puedan desgastarse fecundamente en el ejercicio del ministerio. Dios quiere que se cansen, pero con un cansancio feliz, sereno y generoso. Porque a veces, las actividades mal vividas, sin las motivaciones adecuadas y sin una espiritualidad pueden cansar más de lo razonable y hasta pueden enfermar”. Es profundo el señalamiento, que alcanza a todo vecino, cualquiera sea su actividad, pero en un sacerdote, como guía de cada católico tienen mayor preponderancia.

A ello, le dejó otra frase para que se valore “Recuerden que el Espíritu del Señor está sobre ustedes porque los ha consagrado por la unción. ¡Cómo desearía que tomen cada día una mayor conciencia de su dignidad como sacerdotes!”.

“Queridos hermanos sacerdotes con esta breve reflexión he querido exhortarlos, antes de la renovación de sus promesas sacerdotales, a que crezcan cada vez más en la conciencia de la dignidad de su ministerio y de la misión que les ha sido encomendada. Así, esta celebración será para ustedes motivo de una verdadera renovación espiritual y pastoral”.

“A todos, pastores y fieles, los llamo en este año de la misericordia a crecer en las iniciativas de una pastoral orgánica que nos permita estar más cerca de los pobres, especialmente a través de una renovación de las cáritas parroquiales, y de los jóvenes en riesgo, a través de iniciativas de contención en la pastoral ordinaria de las parroquias, y de alguna casa de recuperación para los jóvenes heridos y lastimados por las adicciones”.

A través de estas reflexiones y señalamientos del mensaje que dejara el titular de la diócesis santo Domingo de Guzmán, el padre Ariel como guía y conductor de más de 450.000 almas invita a caminar mirando las necesidades de cada hermano e invitando a que nadie se haga el distraído, ya que como católico tienen un compromiso desde y hacia Cristo, que debe exteriorizarse con decisión y convicción. Y esa movilización nacerá desde cada sacerdote y ellos serán los encargados para que se multiplique en la sociedad esa acción, acompañada de cada laico, no distraído.

Cualquier ciudad de la jurisdicción del Obispado  concrete una casa para recuperar a jóvenes adictos, es una indicación que la diócesis movilizará a las almas que alberga en temas de alto contenido social. Hay que prepararse!

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios