Martes 31 de Marzo de 2020

  • 19.7º
  • Nublado

19.7°

El clima en Los Toldos

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

31 de enero de 2016

Hace 67 años Pío XII anunciaba el descubrimiento de la tumba de San Pedro, bajo la cúpula vaticana.

Lo hizo en una audiencia pública para que llegue a todo el mundo la noticia
La Basílica de San Pedro, es el templo católico más grande del mundo cristiano, situado en la Ciudad del Vaticano...

En el año 1939, durante el papado de Pio XII se realizó una investigación arqueológica de 10 años de duración en la cripta de la Basílica, que permanecía inaccesible desde el siglo IX.. De hecho, el área cubierta por el Vaticano había sido un cementerio desde antes de la construcción del Circo de Nerón. Además, allí eran enterradas las víctimas de las ejecuciones del circo, así como numerosos cristianos que optaron por ser enterrados cerca del apóstol. Las excavaciones revelaron, en diferentes niveles, los restos de los santuarios que existieron en las épocas de Clemente VIII (1594), Calixto II (1123) y Gregorio I (590-604.

Entre ese año y 1949, siguieron los equipos arqueológicos trabajando y encontraron además, la llamada «Tumba de los Julios» o «Mausoleo “M”». Presenta un techo abovedado en que hay un mosaico del siglo III o IV que representa al dios Sol Invictus con una aureola montando en su carro y rodeado de hojas de vid. Otros mosaicos en esta tumba que representan a Jonás y la ballena, el buen pastor que lleva un cordero y unos pescadores, lo que ha fomentado su interpretación como una tumba cristiana.

Los trabajos siguieron y desembocaron en grafitos escritos en el muro denominado G (de color blanco); y en el adyacente (de color rojo), descifró unos grafitos que significan:

«Pedro, ruega por los cristianos que estamos sepultados junto a tu cuerpo»
«Pedro está aquí»

También se encontró una especie de firma, parecida a la letra “P” y en el palo vertical tres rayas horizontales en forma de llave. Al excavar descubrieron un nicho forrado de mármol blanco, que contenía huesos en un pañuelo de papel teñido de púrpura con adornos de oro. A pesar de que no se pudo determinar con certeza que los huesos fueran los de Pedro, las vestimentas sugerían un entierro de gran importancia.

Tras la información al papa Pablo VI se siguieron estudios que concluyeron que los restos eran los de San Pedro.

Ante este acontecimiento fue el mismo papa que dio la noticia al mundo hace 67 años.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios