13 de octubre de 2018

Dramáticos detalles de los astronautas accidentados a 7.500 kilómetros por hora

Todo debía ocurrir con normalidad. Dos astronautas iban a viajar ayer a la Estación Espacial Internacional (EEI) y allí serían recibidos por otros tres que orbitan la Tierra a 400 kilómetros de distancia.

Pero una anomalía ocurrida poco después del encendido del cohete devolvió a tierra a los dos astronautas en un riesgoso aterrizaje de emergencia. El astronauta de la NASA Nick Hague y el cosmonauta ruso Alexey Ovchinin fueron los protagonistas del desafortunado lanzamiento de la nave que tenía que llevar a los dos hombres para una misión de seis meses a la estación orbital.

El cohete ruso Soyuz despegó a las 8:40 (hora GMT) desde el cosmódromo de Baikonur, la mayor y más antigua instalación de lanzamiento espacial del planeta. Dos minutos y 45 segundos después, la cápsula con los dos astronautas debió aterrizar de emergencia debido a un fallo en el propulsor que disparó la emergencia y la expulsión de dicho vehículo.

Estaba previsto que el cohete Soyuz diese cuatro vueltas a la Tierra para acoplarse seis horas después a la ISS. Dos horas más tarde, se debían abrir las compuertas y unirse a los tres astronautas que ya se encuentran en la estación.

"En el momento del despegue de la nave Soyuz MS-10, sucedió algo inusual. Los sistemas de emergencia se activaron, la nave aterrizó en Kazajistán. La tripulación está viva y se estableció el contacto", fue el primer anuncio de la agencia espacial rusa Roskosmos en un comunicado. "Los recuperamos", agregó poco después una fuente de Roskosmos a los periodistas presentes en el cosmódromo ruso de Baikonur, en Kazajistán.

El comandante Ovchinin mantuvo la sangre fría cuando se dio cuenta de que la nave había sufrido un problema y debía realizar un aterrizaje de emergencia. "Accidente con el propulsor. Dos minutos y 45 segundos, ha sido un vuelo rápido", dijo el científico ruso de 47 años, que pasó 172 días en el espacio en 2016, según el video de la retransmisión del lanzamiento.

"Hubo un problema con el motor unos segundos después de la separación del primer nivel" de la nave, informaron los comentaristas de la agencia espacial estadounidense NASA.

En el momento del incidente, Nick Hague y Alexey Ovchinin viajaban a casi 7.563 km/h, según la NASA. Su cápsula, equipada con paracaídas, los trajo de vuelta a Tierra, pero los dos hombres sufrieron una fuerte presión.

El despegue transcurrió normalmente, pero "después de la separación del primer nivel sucedió un gran resplandor. La cápsula en donde estaban los dos astronautas se desprendió automáticamente del resto del cohete después del incidente.

Ambos tripulantes fueron recuperados unos minutos después de su aterrizaje y evacuados hacia Jezkazgán, una ciudad de 80.000 habitantes distante a unos 20 km. Horas más tarde, Roskosmos publicó en Twitter una foto de los dos tripulantes sentados, con personal médico tomándoles la presión.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios