Martes 26 de Mayo de 2020

  • 12.2º
  • Despejado

12.2°

El clima en Los Toldos

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

26 de octubre de 2015

Cuáles son los nuevos hábitos pornográficos de las mujeres

Uno de los tópicos más rancios señala que tan sólo los hombres ven pornografía, mientras que las mujeres prefieren excitarse con su propia imaginación. Aunque tiene parte de lógica, puesto que gran parte de las producciones eróticas están pensadas para el público masculino, cada vez son más los datos que recuerdan que ellas también ven y disfrutan del porno. Por ejemplo, portales como PornHub, la segunda página de contenido adulto más visitada del mundo, aseguran que las mujeres representan el 24% del total de visitas.

Con el objetivo de averiguar cuáles son de verdad los hábitos de consumo pornográfico femeninos, la célebre fotógrafa y actriz inglesa Amanda de Cadenet se ha embarcado en un proyecto documental sobre el impacto de la pornografía en la sociedad. Para ello, ha realizado en colaboración con la revista ‘Marie Claire’ una encuesta a más de 3.000 mujeres para descubrir sus opiniones y costumbres respecto a las películas eróticas.

“Mis amigas a menudo se encontraban en un brete después de descubrir que sus maridos y parejas lo veían furtivamente”, explica la presentadora de 43 años en el artículo. “Entonces empecé a oír de chicas más jóvenes que sus primeras experiencias sexuales se producían a menudo cuando los chicos les pedían copiar actos sexuales de las imágenes que tenían almacenadas en sus iPhones”. En definitiva, ni el consumo ni nuestra comprensión del porno es la misma que hace tan sólo un par de décadas, como demuestra la encuesta, una de las más reveladoras sobre el tema jamás publicadas.

Basta con echar un simple vistazo a las estadísticas para darse cuenta de que los hábitos entre las mujeres no son demasiado diferentes de aquellos que identificamos con el sexo masculino. Frente al mito que asegura que ellas tan sólo ven porno cuando su pareja se lo pide, los datos dicen todo lo contrario: el 66% de las consultadas afirma que nunca han visto una película erótica con sus parejas, mientras que el 31% desvela que lo hace de vez en cuando y tan sólo un 3% frecuentemente. Incluso aquellas que ven porno con sus parejas suelen hacerlo también solas. Únicamente el 12% sólo consume porno con sus novios.

No sólo la situación en que se consumen estos contenidos es de soledad, sino que la frecuencia es mucho mayor de la que podríamos sospechar, hasta el punto de que el 10% de las consultadas ven porno a diario. Ello probablemente se deba a la facilidad de acceso al porno y el anonimato que ha propiciado internet, algo aún más decisivo en el caso de las mujeres, para las cuales el consumo de pornografía era un tabú. El 90% de este contenido se consume a través de la red y un 33% a través de la búsqueda de fotos en aplicaciones como Tumblr, generalmente, a través del teléfono móvil (un 62%). Sólo un 40% recurre a las historias eróticas, y decimos ‘sólo’ puesto que el auge de la novela erótica haría sospechar que esta cifra es mucho mayor.

Hay una gran diversificación en el contenido que las mujeres buscan en la red. Tan sólo el 63% de ellas buscan relaciones heterosexuales, y hasta un 44% se decanta por el sexo lésbico; incluso un 13% siente predilección por el sexo gay entre hombres. Ello ha llevado a la fotógrafa a afirmar que el porno para las mujeres no es tanto una herramienta de conexión con la pareja como una búsqueda individual: “Usar el porno para cultivar la acción sexual es muy diferente a lo que oímos normalmente: que las mujeres se sienten amenazadas por él o lo ven con recelo para satisfacer a sus parejas, y que las vidas sexuales de los ‘millenials’ serán arruinadas en la infancia por el bombardeo de imágenes sexuales”.

No hay ninguna duda de que tanto para ellos como para ellas el porno es el camino más fácil para la satisfacción rápida. Si la encuesta ofrecida por Pornhub a El Confidencial aseguraba que la duración media de la visita a la página es de unos ocho minutos (el tiempo ideal para masturbarse), el 73% de las participantes asegura que recurren a la pornografía porque es “un cámino rápido para el orgasmo”. Al mismo tiempo, también sirve para explorar la propia sexualidad. Un 39% saca ideas del porno para su vida amorosa, un 36% afirma que le ayuda a sentir mayor control y el 32% considera que es parte natural de cualquier vida sexual sana.

Los datos de la encuesta muestran, no obstante, que las mujeres mantienen una relación ambivalente con los contenidos pornográficos. Si bien muchas de ellas lo consumen, también es verdad que un gran porcentaje considera que la representación femenina no es  justa. Un 59% muestra su preocupación por el trato de la industria hacia las mujeres y la manera en que perpetúa estereotipos y un 46% por el hecho de que muchos hombres confundan el porno con la vida real.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios