Jueves 19 de Mayo de 2022

Hoy es Jueves 19 de Mayo de 2022 y son las 01:27 -

COLUMNAS DE OPINIÓN | ACTUALIDAD

6 de marzo de 2022

La Cámpora apuesta a un Alberto sin reactivación pese al acuerdo con el FMI

El video de La Cámpora contra el acuerdo con el FMI repotenció la postura del kirchnerismo duro y sembró dudas sobre los números en Diputados, siendo que el proyecto de acuerdo empezará a tratarse el lunes.

 Que Máximo Kirchner haya subido la apuesta puede significar varias cosas. Para empezar, que en las proyecciones de La Cámpora la puesta en marcha del acuerdo con el FMI no significaría un rápido repunte de la economía. En otras palabras, que Alberto debería soportar la carga de haber arreglado con el Fondo sin ningún resultado inmediato importante. Siempre según este cálculo, el malestar económico de los próximos meses se extendería a Juntos por el Cambio por haber votado el acuerdo.

En otras palabras, el acuerdo sería la tumba de la reelección de Alberto y el punto de partida de una recomposición interna.

Si el albertismo entra en crisis, se haría sentir en la Casa Rosada el peso del peronismo bonaerense, hoy hegemonizado por la alianza de La Cámpora y los intendentes, liderados por el Jefe de Gabinete Martín Insaurralde, que reclamarían lo mismo que Cristina Kirchner: un profundo recambio del gabinete nacional. Obviamente, esta ola de cambios debería producirse antes de que se inicie la próxima etapa electoral.

Castigo o desplazamiento

La realidad es que, con Axel Kicillof caído en desgracia y Máximo muy bajo en las encuestas, el kirchnerismo duro carece de alternativa presidencial ante un Alberto que, sobre todo, tiene el mérito de ser lo que hay. Esta situación lleva a algunos analistas a pensar que en realidad el objetivo del cristinismo no es sacar del juego a Alberto sino condicionarlo al máximo, admitiendo que deberán recurrir a él como candidato. De ser así, desgastarlo tanto sería un juego altamente peligroso para todo el oficialismo. Sin embargo, no deja de tener su lógica, ya que el presidente cada vez que pudo manifestó tener vocación de poder propio, aunque no le alcanzó para construirlo.

Carlos Tórtora

   
 

COMPARTIR:

Comentarios