Martes 27 de Febrero de 2024

Hoy es Martes 27 de Febrero de 2024 y son las 16:51 -

19 de octubre de 2022

Rodríguez Larreta y la carga tributaria By Oscar E. García

Horacio Rodríguez Larreta ha ido generando paulatina e inconscientemente los límites de su propia gestión y la incertidumbre sobre el éxito de su futura postulación presidencial.

Su plan de "transformación de la ciudad" ha experimentado fuertes resistencias de parte de los porteños y a ello se han agregado otros desatinos como es el caso de la resolución del contrato de acarreo de autos mal estacionados mediante su obligada estatización temporal para impedir un revés y evitar que la Legislatura lo forzara a suspenderlo, lo cual finalizó con el injustificable pago de elevadas indemnizaciones a los empleados de las empresas afectadas a fin de eludir eventuales conflictos sindicales y laborales.

En los últimos días, en la Legislatura de la Ciudad se convocó a una sesión especial con el objetivo de derogar el impuesto de sellos sobre los gastos realizados con tarjetas de crédito y el Jefe de Gobierno quebrantó su personal discurso en favor del diálogo y del consenso al ordenar a sus legisladores que no brindaran el quorum necesario para su realización.

Oportunamente Rodríguez Larreta manifestó que dicho impuesto se derogaría en el caso de que la Corte Suprema de Justicia fallara a favor de la ciudad en el juicio entablado por la quita de coparticipación que le impuso el Gobierno Nacional pero el tiempo pasa sin sentencia y el bolsillo de los contribuyentes continúa siendo castigado largamente con un tributo que es totalmente regresivo.

No obstante a que en el primer trimestre del año la Ciudad tuvo superávit financiero, Rodríguez Larreta sostiene infundadamente que se intenta desfinanciar a la Ciudad dejando de lado el perjuicio financiero (ergo desfinanciamiento) que le ocasiona a los porteños el gravamen en cuestión que sufre un aumento mensual de manera automática por efectos de la inflación, así como también el impuesto inmobiliario que está sujeto a un sistemático incremento cada mes.

El ciudadano porteño vería con gran beneplácito que el Jefe de Gobierno dejara de malgastar sus contribuciones fiscales y paralizara su proyecto denominado "La Transformación NO para" con obras que no son prioritarias para la ciudad y que a la vez ejecutara la reducción de la elevada carga tributaria que padecen actualmente los sufridos contribuyentes, lo que seguramente resultaría en una campaña publicitaria más redituable para sus fines presidencialistas.

Oscar Edgardo García

[email protected]

COMPARTIR:

Comentarios