Martes 4 de Octubre de 2022

Hoy es Martes 4 de Octubre de 2022 y son las 12:53 -

COLUMNAS DE OPINIÓN | ACTUALIDAD

16 de febrero de 2022

La oposición, la trampa y el Fondo. By José Luis Milia

Mientras asistimos al juego de la buena pipa propuesto por el oficialismo- yo lo voto, yo no lo voto- es poco los que se sabe del “understanding” propuesto por el Fondo; solo han deslizado que el Fondo dejaría en manos del gobierno la política fiscal pero se reserva el poder de policía respecto de la política monetaria por lo que exige que la emisión no supere el 1% del PBI, Es decir unos 3,85 miles de millones de USD al año.

Ya con estos dos temas -política fiscal y emisión- nos enfrentamos a dos problemas gravísimos, que ponen en duda la credibilidad del “Juntos”. El primero es que el gobierno se encargue de la política fiscal; esto es equivalente a darle a un mono una Uzi cargada con balas dum-dum; el otro es todavía más grave; si la emisión monetaria de 2021 fue del 4,7% del PBI (18,3 MM USD), bajarla a la suma exigida por el fondo nos traerá una recesión feroz.

Aquí empieza a aclararse la trampa en la que los genios de “Juntos” han caído, ya que, si no se podrá emitir más de los que el Fondo permite, ¿con que financiará este gobierno sus delirios populistas? Obviamente con impuestos.

La ingenuidad, o hijoputez de la oposición, es notable; dicen que no votaran ningún acuerdo que obligue a subir impuestos; parece que aún no han tomado nota de cuan mentiroso puede ser el presidente, el que, frente a una “necesidad y urgencia” no dudará un ápice en llevar la presión impositiva a límites inimaginables.

La verdad, y esto es lo que no se dice, es que la deuda pública argentina no son solo los cuarenta y cinco mil millones de USD del préstamo a Macri, el total de la deuda argentina ronda los 360.000 millones de USD.

¿Qué significa esto?, que si no ponemos los tantos en el tema producción, si la única idea que se les ocurre a estas dos bandas de inútiles mostrencos es manejarse con ideas más propias de las finanzas que de la producción, la realidad es que con FMI o sin él no podremos zafar de la crisis que se avecina. Firmar ya con el FMI- como sea- solo retrasará en poco más de un año nuestra caída en el precipicio al que la estupidez, ignorancia y latrocinio de tirios y troyanos nos ha llevado. Si no se firma, el estallido social y económico estará a la vuelta de la esquina. Esta encrucijada, que no es ficción, es la trama urdida para hacer que una oposición estúpida y temerosa cargue con el muerto de ajustes, inflación y desempleo que se avecina.

Por eso cuando “Juntos” dice que ellos no convalidarán aumentos de impuestos es, cuanto menos, una mentira farisaica, ya que si el Fondo no permite emitir para financiar el IFE, AUH, AUE, jubilaciones, Tarjeta Alimentar y becas Progresar de algún traste saldrá sangre y será, sin duda alguna y con la complicidad de “Juntos”, del sector privado.

De cualquier manera no todo está perdido, al menos para la clase política. Ni al oficialismo, ni a “Juntos” se les ha ocurrido hablar de “moderar” al estado para intentar equilibrar el presupuesto. Es decir que el inmoral gasto de la actividad pública que conlleva ineficiencia, corrupción y amiguismo, sueldos y jubilaciones exorbitantes, miles de asesores inútiles, nepotismo, direcciones nacionales que no sirven para nada, exceso de ministerios cuya ineficaz gestión está sobradamente demostrada, está a salvo.

Alguna vez se dijo, frente a una crisis inferior a ésta: ¡Que se vayan todos!, pero nadie se fue. Si nos animáramos, si los argentinos fuéramos otra clase de personas, frente al desorden monumental en que la política ha dejado a nuestra patria, bien podríamos decir como Louis Saint Just el 22 germinal: ¡il faut tous les tuer! (¡hay que matarlos a todos!).

El Recadito, 15/02/2022

José Luis Milia

COMPARTIR:

Comentarios