Domingo 29 de Noviembre de 2020

  • 30º
  • Nublado

30°

El clima en Los Toldos

23 de noviembre de 2017

Descubren misteriosa cámara secreta en la pirámide de Guiza

La más antigua de las maravillas del mundo. Una construcción formidable por donde se le mire, resistiendo durante miles de años a la hostilidad del desierto y sorprendiendo a los expertos.

La gran pirámide de Giza ha compartido toda su magia con nosotros, pero tiene algo más que ofrecer: Una nueva cámara secreta. 
 

                                       Los científicos determinaron que se encuentra arriba de la Gran Galería, y para detectarla utilizaron un complejo sistema basado en                                                                                                         radiación cósmica. 

                                                                                                                          Una ubicación bastante curiosa                                                                     138.8 metros «actuales». 230 metros en su base. Más de 4.500 años de antigüedad. Cualquiera podría pensar que Hemiunu, visir de Keops (Jufu), sabía muy bien lo que estaba haciendo, pero aún no se ha podido establecer al 100 por ciento que haya sido el arquitecto de la gran pirámide de Giza, aunque sí se sabe que fue responsable de todos los proyectos reales. 
                       

Sin embargo, no entendemos tanto de la pirámide como nos gustaría. Su construcción dio lugar a hipótesis contradictorias y debates muy agitados. La exploración es lenta por razones muy obvias, y cualquier posibilidad de daño (por más controlado que sea) está completamente descartada. El descubrimiento de una nueva cámara («gran vacío» de acuerdo a los investigadores) es una noticia extraordinaria por sí sola, pero en un nivel similar se ubica el método de detección. 

                       

El resto es puro misterio. Los expertos parecen estar convencidos de que la cámara secreta es real, y tampoco es un elemento irregular que surgió durante la construcción de la pirámide, pero no tienen idea sobre su función. 

                                                           ¿Acaso es algo necesario para conservar la integridad estructural, o se trata de una tumba                                              secundaria? Hay muchas discusiones en el horizonte. 

Por David Ruiz Marull - SilviaColomé.

La pirámide de Keops, la más antigua de las siete maravillas del mundo y la única que aún perdura, aún tenía detalles escondidos. La mayor de las pirámides egipcias, diseñada por el arquitecto Hemiunu y situada en la explanada de Guiza, mantenía una cámara secreta que ha podido ser descubierta gracias a los rayos cósmicos. Un equipo internacional de arqueólogos dirigido por el japonés Kunihiro Morishima, de la Universidad de Nagoya, utilizó muones (partículas elementales masivas de alta energía generadas cuando los rayos cósmicos colisionan con nuestra atmósfera) para explorar el interior de la Gran Pirámide de Egipto sin mover una piedra.                                                                                                                                                    Los muones pueden penetrar profundamente en la roca y ser absorbidos a diferentes velocidades dependiendo de la densidad de la piedra que encuentren. Al colocar detectores de estas partículas dentro y alrededor de la pirámide, el equipo pudo ver cuánto material atravesaron.                                                          ”Si hay más masa, menos muones llegan a ese detector”, explica Christopher Morris.                                     En un estudio publicado en Nature, los investigadores explican que han observado el número de muones que llegaron a diferentes lugares dentro de la pirámide y el ángulo en el que viajaban, lo que les permitió trazar cavidades dentro de la estructura antigua.                                                                                                    “Siempre se ha especulado mucho con la existencia de una cámara desconocida dentro de la pirámide de Keops, pero hasta ahora la comunidad científica no lo ha reconocido”, explica el egiptólogo Nacho Ares a La Vanguardia. “El lector solo ha detectado un espacio, la existencia evidente de una cavidad.            El siguiente paso es encontrar una entrada para saber qué hay allí”, añade.                                                          La Gran Pirámide fue edificada durante el reinado de Khufu (2550 a.C. a 2527 a.C.), segundo faraón de la IV Dinastía, a quien Herodoto llamó Keops. Construida a partir de bloques de piedra caliza y granito,se eleva a 139 metros.                                                                                                                                                                      La Gran Pirámidefue edificada durante el reinado de Khufu (2550 a.C. a 2527 a.C.)

Nacho Ares considera que dentro de la cámara se pueden encontrar “figuras, estatuas, papiros… o nada. Pero seguramente sí que hay marcas de cantería o algún texto que nos sirva para conocer más detalles sobre la pirámide”.                                                                                                                                                    “Este espacio vacío tiene paralelos con otras pirámides que conocemos, como la de Meidum, del faraón Snofru, padre de Keops. En esta pirámide tiene una función de descarga pero también ritual. Los egipcios eran muy prácticos pero también tenían un sentido religioso”, añade.                                                                    El equipo de expertos que está trabajando en la pirámide de Keops desde diciembre de 2015 -y cuenta con integrantes de Japón, Francia y Egipto- analizó las tres cámaras conocidas de la pirámide: la cámara subterránea, la cámara de la Reina y la cámara del Rey, junto con los corredores de conexión.                        “Hace un tiempo -dice Ares- se encontró una bolita de piedra y un arcón de cobre en uno de los canales de ventilación de la cámara de la reina que están en el Museo Británico”.                                                                  Los investigadores han detectado también un nuevo gran vacío sobre la Gran Galería que conecta la cámara del Rey y la Reina. Esta zona sería otro túnel de gran tamaño, de unos 30 metros de largo. El equipo usó tres detectores de muones diferentes, comenzando con una película de emulsión nuclear dentro de la cámara de la Reina.                          La emulsión reaccionó a los muones e hizo un registro de sus caminos.                                                        Después se confirmó el hallazgo inicial colocando un instrumento que emitía un destello de luz al ser “golpeado” por las partículas dentro de la pirámide.                                                                                            Fuera del edificio también usaron detectores para registrar indirectamente las partículas de alta energía.  Los arqueólogos ya estudian la manera de acceder a esta cavidad y qué objetos podrían encontrar (si es que hay alguno).                                                                                                                           “En el siglo IX, cuando se sabe que se entró en el interior de la pirámide, se dijo que había objetos preciosos dentro, pero se interpreta más como una leyenda que como una realidad porque se sabe que antes ya fue violada”, concluye Nacho Ares.

COMPARTIR:

Comentarios