Viernes 10 de Julio de 2020

  • 8.4º
  • Algunas nubes

8.4°

El clima en Los Toldos

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

25 de agosto de 2017

Asfixia por atragantamientos, un riesgo que se tiende a subestimar

RECOMIENDAN CONOCER LA MANIOBRA DE EMERGENCIA
Un hombre murió mientras comía un sándwich en Mar del Plata y un bebé que se tragó un moneda fue salvado por teléfono en Neuquén

Asfixia por atragantamientos, un riesgo que se tiende a subestimar

El caso de un hombre que murió el martes en Mar del Plata mientras comía un sandwich y el rescate de un bebé que se había atragantado el lunes con una moneda en Neuquén, pusieron en primer plano esta semana las situaciones de asfixia por atragantamientos, un riesgo generalmente subestimado pero que puede tener en ocasiones un desenlace fatal.

Así ocurrió de hecho del martes a la noche en la cafetería de una estación de servicio en Mar del Plata, donde un hombre de 32 años perdió la vida tras ahogarse con un pedazo de sandwich a pesar de la asistencia del personal médico que llegó al lugar.

El episodio ocurrió cerca de las 20:30 en la estación de servicio de la avenida Constitución y la costa, cuando el lugar se encontraba repleto de gente. En medio de la desesperación del hombre por respirar, algunos de los presentes intentaron ayudarlo sin éxito mientras se pedía auxilio a un servicio de emergencias. Aunque los profesionales llegaron cuando todavía estaba vivo, el grado de asfixia era tal que murió cuando lo intentaban auxiliar.

Un día antes, una situación similar había sido recogida por los principales medios de Neuquén. En este caso el protagonista fue un bebé de un año y medio que se había atragantado con una moneda de un peso y terminó siendo salvado gracias a la intervención telefónica de operadores del sistema de emergencias local.

Al advertir que su hijo tenía serios problemas para respirar e intentar extraerle sin resultados el objeto que tenía en la garganta, el papá llamó a la línea de emergencias 107 para pedir auxilio. Con las indicaciones de una operadora y un enfermero que lo fueron guiando paso a paso para practicarle la llamada “Maniobra de Heimlich”, el padre logró que el bebé expulsara la moneda que lo estaba asfixiando y volviera a respirar con normalidad.

La maniobra de Heimlich es el procedimiento de primeros auxilios recomendado por los médicos para casos de atragantamientos severos en personas mayores a un año de edad. Como explica el doctor Gustavo Martins, jefe del Servicio de Emergencias del Hospital San Martín de nuestra ciudad, “se aplica cuando la persona tiene dificultades para respirar. Cuando no es así, lo que se recomienda es hacerla toser”.

“La maniobra de Heimlich -explica Martins- consiste en abrazar a la persona atragantada con los dos brazos desde atrás, colocar ambas manos a la altura de su diafragma envolviendo el puño de una con la mano de la obra y comenzar a presionarle el abdomen con movimientos sucesivos empujando hacia arriba para ejercer una presión abdominal que contribuya a la expulsión”.

Si bien la mitad de los casos de asfixia por atragantamientos se resuelven espontáneamente, un 85% de los episodios restantes logran ser solucionados gracias a este procedimiento que promovió un médico norteamericano a mediados de la década del setenta.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios