16 de noviembre de 2016

Encuentran la versión impresa más antigua del villancico Noche de Paz

Apareció en una tienda de antigüedades de Viena y dataría de entre 1835 y 1837. La historia de esta muy famosa canción navideña.

Una versión del texto del popular villancico Noche de Paz apareció en una tienda de antigüedades de Viena, Austria, y los expertos apuntan que se trata del la más antigua en formato impreso.

Así lo afirma la Stille Nacht Gesellschaft (Sociedad Noche de Paz) de Salzburgo en un comunicado publicado en su página web, donde precisa que el texto se encuentra en un folleto titulado "Cuatro bellas canciones de Navidad", encontrado en junio.

El texto de Noche de Paz se puede leer en las páginas séptima y octava (no están numeradas) en un formato de 10,5 centímetros de ancho y 17 centímetros de alto, del citado folleto, que proviene de una imprenta de la ciudad de Steyr, en la región de Alta Austria.

Los expertos están seguros de que esa fue la primera imprenta que editó la famosa canción y apuntan a que la versión encontrada data de entre 1835 y 1837.

 

Las estrofas presentan varias divergencias respecto al manuscrito original del autor, el sacerdote Joseph Mohr de la parroquia de Santa María en Lungau (Salzburgo), quien hace exactamente 200 años, en 1816, compuso en alemán las célebres estrofas navideñas aún vigentes.

Dos años más tarde se convirtieron en canción gracias a la conocida composición musical de Franz Xaver Gruber.

El villancico se entonó por primera vez en la Nochebuena de 1818 en la Iglesia de San Nicolás, en Oberndorfer, fecha considerada el nacimiento de la célebre canción, por lo que dentro de dos años Austria celebrará su jubileo.

Según los historiadores, el texto de Stille Nacht, Heilige Nacht (Noche de Paz Noche de Amor, en la versión en español) expresa el profundo deseo de paz de la población alpina en medio de la difícil situación de inseguridad por la que pasaba en esa época, tras el fin de las guerras napoleónicas.

Además, 1816 fue conocido como "el año sin verano", debido a que la erupción del volcán indonesio Tambora, en abril de 1815, desencadenó anomalías del clima en todo el planeta que afectaron las cosechas en Europa central, lo que trajo hambre a la población.

Ni el cura Mohr ni el compositor Gruber imaginaron entonces que su villancico, que según la leyenda se compuso para guitarra y coro tras corroborar que el órgano de la iglesia estaba corroído por los ratones y que no había dinero para repararlo, iba a adquirir fama universal y sería traducida a más de 300 idiomas y dialectos.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios