18 de marzo de 2016

El Frente Renovador va por una nueva policía para la provincia

El Bloque de diputados del Frente Renovador presentó una propuesta para avanzar en la reforma policial, en momentos en que esa iniciativa aún está en tratativas en el Ejecutivo bonaerense. El proyecto busca introducir a la ley actual ochenta y siete modificaciones, generando de esta manera prácticamente un nuevo régimen.

Participaron de la conferencia de prensa los diputados Ramiro Gutiérrez, Javier Mignaquy, Javier Faroni, Fabio Britos y Ricardo Lissalde entre otros, quienes presentaron el proyecto de ley, que ya ingresó a la Cámara la semana pasada, y que propone una reforma de la organización de la Policía bonaerense.

 

El diputado provincial, Javier Mignaquy expreso que “El proyecto apunta a no profundizar los principios de militarización, especialización, y control civil de la fuerza; presentándonos en una policía profesional, unificada y maximizada en sus posibilidades operativas y su capacidad de respuesta”. Además, propone que el ministro de Seguridad tenga pleno control de la fuerza bajo su jurisdicción con facultades que incluyen desde la intervención hasta la re funcionalización y creación de nuevas unidades. A lo que agrego que “esta reforma buscará el respaldo en el recinto de todos los bloques, y se informó que fue presentada previamente por el diputado nacional Sergio Massa al ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo”.

 

Por otra parte el legislador provincial Ramiro Gutiérrez explicó que “se trata de un esquema en seguridad que ha propuesto Massa a nivel nacional y provincial. En este caso, se prevé la creación de un nuevo cuerpo que contenga lo que es la policía comunal; la Bonaerense II; la Bonaerense de traslado. También puntualizo que “La policía fue deconstruida por una política abandónica, se la dejó a su propia lógica de autocontrol, nosotros como Frente Renovador queremos retomar el interés sobre una política pública esencial del estado que la brinda la policía de la provincia de Buenos Aires en contacto con los vecinos”, explicó el autor de la norma.

 

El punto más destacado de la iniciativa de los legisladores massista se centra en el control civil y descentralizado continuo. Aquí lo que sostienen los diputados del Frente Renovador es la importancia de incorporar un nuevo y poderoso sistema de auditoría interna y supervisión civil y continua trabajará a partir de un código de conducta de los funcionarios públicos. Su evaluación no sólo será por el resultado, sino también por rectitud en el cumplimiento de sus deberes.

 

De acuerdo a la información que manejan los legisladores provinciales del Frente Renovador, hoy no se conoce a ciencia cierta cuántos efectivos tiene la policía de la provincia de Buenos Aires, aunque se calcula que podrían ser alrededor de 90 mil funcionarios. “Por eso nosotros establecimos todo un sistema de arqueo de caja, hay que saber cuántos móviles la policía tiene, cuantos funcionarios policiales tiene, que servicio están realizando. Y nos va  llevar muchos años. Hay que auditar a la policía para saber a dónde estamos parados”, argumentó el diputado Gutiérrez.

 

Al ser consultado sobre el avance que va a tener este proyecto en la Cámara baja, Mignaquy señaló que “este es un aporte que nosotros estamos haciendo, quizá el gobierno de Cambiemos  tome el ciento por ciento o una parte de estas ideas. Nosotros lo sometemos a la discusión de todo el cuerpo parlamentario”.





 

- INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA -

 

Los principales lineamientos del proyecto son:


1. Se trata de la primera reforma integral de las Policías de la Provincia de Buenos Aires y, por ende, del Sistema de Seguridad Pública provincial. 

2. El presente proyecto profundiza los principios de no militarización, especialización y control civil de la fuerza, presentándonos una Policía profesional, unificada y maximizada en sus posibilidades operativas y su capacidad de respuesta. El ministro de la cartera posee amplias facultades de remoción para los funcionarios infieles, y de intervención de cualquier área o dependencia bajo su competencia.

3. Se conserva la tradicional estructura de mando de la Policía bonaerense, con un jefe policial al que se le atribuyen funciones reales de conducción, planificación y control. 

4. Se crea la Unidad de Coordinación Operativa como un elemento esencial para articular todas las Policías de la Provincia de Buenos Aires, la que estará a cargo de un Jefe Coordinador con amplias facultades organizativas y operativas.

5. Se crea el Observatorio sobre Seguridad para el Área Metropolitana, Gran Buenos Aires e Interior de la Provincia de Buenos Aires. Un ente asesor para la planificación y elaboración de políticas de seguridad en áreas geográficas y sociales absolutamente diferenciadas.

6. Conforme el principio de organización, se eliminan estructuras innecesarias y se concentra la organización de todas las Policías de la Provincia de Buenos Aires bajo una unidad central de coordinación, lo que permitirá mayor eficacia en el uso de los recursos existentes, celeridad de acción, planificación y control interno.

7. Se elimina como estructura independiente la Superintendencia de Seguridad para la Custodia de objetivos fijos, personas y traslado de detenidos. Las detenciones residuales y transitorias serán atendidas por personal de las dependencias que los alojen hasta la puesta en funcionamiento de las alcaidías y la reasunción plena de las tareas de custodia y traslado por parte del Servicio Penitenciario Bonaerense.

8. Quedan garantizados con normas específicas los derechos laborales del trabajador de la seguridad pública (vida, integridad física, ambiente de trabajo, elementos laborales, capacitación, especialización, etcétera).

9. Se establecen nuevas tareas para los mandos departamentales y distritales. Estos últimos también deberán ser garantes de la seguridad de los subalternos y del respeto de las adecuadas condiciones edilicias y laborales en cada comuna.

10. Se prevé la progresiva reestructuración edilicia basada en nuevos complejos para la prestación del servicio de seguridad y la reubicación de las dependencias actuales hasta cumplir criterios estándares de seguridad y hábitat laboral.

11. Se establecen nuevas formas de interrelación entre el Poder Ejecutivo provincial y el Poder Ejecutivo nacional para poder acceder a tecnologías y recursos necesarios a la prevención del delito o a la interrupción de su ejecución.

 

12. Se establecen criterios de planificación obligatoria para todas las Policías y para cada área específica dentro de las mismas (Plan Anual de Prevención del Delito, Plan para la Prevención del Tráfico y la Comercialización de drogas ilícitas, Plan de Seguridad Aérea, Plan de Seguridad y Educación Vial, Plan de Seguridad Rural, etcétera).

13. Se reorganiza el Área de Evaluación de la Información para la Prevención del Delito, dotándola de protocolos para el manejo seguro de la información. Se le asignan nuevas funciones y se dispone la participación y trabajo conjunto con un representante de la Procuración General de la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires, por ejemplo, en la confección y manejo de la data proveniente de la inteligencia policial.

14. Se faculta la constitución de un Comando Departamental de acción unificada para situaciones de crisis o respuesta urgente, el que permitirá que todas las policías que operen en un mismo territorio, lo hagan en forma conjunta y coordinada baja la misma unidad de mando mientras dure la situación que ha generado la necesidad de respuesta.

15. Se crean unidades especiales altamente capacitadas para la intervención en delitos de alto daño social, situaciones complejas y de crisis (por ejemplo, delitos complejos y terrorismo).

16. Se repotencian y maximizan unidades especiales ya existentes dotándolas de todos los recursos necesarios para lograr la máxima eficacia (Unidad Especial de Lucha contra el Narcotráfico).

17. Se prevé la incorporación de recursos humanos altamente capacitados para realizar tareas de investigación, peritaje y auxilio de la investigación criminal (médicos forenses, profesionales del resto de las disciplinas, peritos, expertos, baqueanos, etcétera).

18. Se establece como carga pública la concurrencia de peritos, profesionales y expertos que sean convocados en el marco de una investigación criminal.

19. Se incorporan nuevos registros y bases de datos (registro actualizado de profesionales y expertos a los efectos de ser convocados como auxiliares de la actividad policial o jurisdiccional, registro y sistema de preservación de evidencias, estudios y resultados de peritajes de carácter reservado, banco de datos sobre marcas, señales y/o cualquier otro dato tecnológico y/o genético que permita la mejor identificación y/o recupero de animales ilegalmente sustraídos, etcétera). 

20. Se prevé la creación de elementos específicos destinados a la investigación y el peritaje como por ejemplo, la creación de un laboratorio y una morgue por cada delegación departamental de Policía Científica.

21. Se refuerzan y maximizan las atribuciones y recursos de la Policía destinadas a la lucha contra el narcotráfico. Se refuerza la coordinación de programas especiales de protección para denunciantes, testigos e informantes.

22. Se faculta la implementación de sistemas de cooperación y asistencia con las áreas pertinentes de los Ministerios de Defensa y del Interior de la Nación que permitan identificar aeronaves por radar o cualquier otro medio tecnológico e interceptar el tráfico aéreo sospechoso o en curso delictual.
 

 

23. Se jerarquizan las atribuciones y competencias en la prevención y persecución del delito rural. Se crea un centro neurálgico de coordinación de todo el esfuerzo de policía rural que tendrá funciones de monitoreo y acción en el desempeño de las patrullas rurales.

24. Se crea un Cuerpo de Mediadores Policiales para situaciones de crisis y violencia que formará especialistas en intermediación hasta cubrir las necesidades de cada Policía Distrital.

25. Se crea en cada distrito una Oficina de Atención Profesional a la Víctima que contará con un equipo dirigido por un psicólogo o un psiquiatra con especialización forense.

26. Se incorporan reglas fundamentales de garantía, como por ejemplo, la obligatoriedad de revisación médica de toda persona detenida y la constancia de la misma en el acta de detención.

27. Siguiendo las experiencias de los países que han sufrido atentados terroristas se crea un Centro de Ciberseguridad destinado a la detección temprana de nuevos riesgos y amenazas y a prevenirnos frente a acciones colaboradas o ejecutadas utilizando sistemas informáticos, redes y nuevas tecnologías. 

28. Crear una Brigada de Investigaciones Tecnológicas encargada de la prevención e investigación de delitos cuyo medio comisivo sean las redes sociales o los soportes tecnológicos computarizados, tales como el grooming, pornografía infantil, estafas y defraudaciones, juego ilegal, delitos informáticos, comercialización, distribución de sustancias y elementos prohibidos, lavado de activos, etcétera. La misma prestará asistencia y colaboración al Ministerio Público Fiscal y a los órganos judiciales requirentes, como a cualquier otra fuerza o elemento ante hechos de su materia.

29. CONTROL CIVIL DESCENTRALIZADO Y CONTINUO. Se incorpora un nuevo y poderoso sistema de auditoría interna y supervisión civil continua que trabajara a partir de un CÓDIGO DE CONDUCTA DE LOS FUNCIONARIOS PÚBLICOS. Su evaluación no solo será por resultados sino también por rectitud en el cumplimiento de sus deberes.

30. Se prevé la interacción con las policías municipales dependientes de cada comuna, las que ejercerán el primer contacto preventivo con la falta y el delito, asumiendo la policía bonaerense su condición de fuerza de mediana y alta complejidad.

 

COMPARTIR:

Comentarios