Martes 31 de Marzo de 2020

  • 22.3º
  • Nublado

22.3°

El clima en Los Toldos

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

14 de febrero de 2016

Escándalo por una detención que nunca fue

Ayer, por horas, se anunció la aprehensión de Ibar Pérez Corradi, un arresto que jamás se concretó. Enorme confusión con cruce de rumores y falsas noticias. Torpezas al interior del poder político y judicial. Llamativamente, Aníbal “La Morsa” Fernández, se encuentra fuera del país...

A un mes de la recaptura de los hermanos Martín y Cristian Lanatta  y de Víctor Schillaci, la denominada Mafia de la Efedrina tuvo ayer un nuevo capítulo luego de que desde sectores ligados a la Seguridad nacional, echaran a correr la información de que el supuesto autor intelectual del Triple Crimen de General Rodríguez, Ibar Pérez Corradi, había sido detenido en horas del mediodía en Paraguay.

Con el correr de las horas, la aprehensión del principal prófugo de la Justicia argentina, fue perdiendo fuerza, ya que tanto la Policía como la Interpol del vecino país negaban que hubiera sido detenido, lo que llevó a que los rumores y las dudas se incrementaran, sin que hubiera ninguna clase de respuestas por parte de las autoridades políticas y judiciales.

El papelón comenzó con las palabras de los propios abogados defensores del prófugo, Juan José Ribelli y Carlos Broitman, quienes expresaron a los medios que “certificamos la detención en Paraguay. Esto se ha debido a un gran despliegue de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI)”, dando a entender la detención de su defendido, cosa que horas más tarde negaron al sostener que “no tenemos ninguna notificación oficial de su detención”.

Esta versión fue echada por tierra luego de que desde Interpol se informara que la AFI no les pidió a ellos en ningún momento trabajar en forma conjunta en la detención de Pérez Corradi, ya que resulta imposible para la fuerza de seguridad argentina hacer operativos o algún tipo de detención en otro país sin contar con su apoyo y asesoramiento.

Desde el gobierno nacional se llamaron al silencio y nada dijeron sobre este falso operativo, dejando que sean las autoridades policiales y judiciales las que definan, ya que no quieren volver a repetir las imágenes que dieron en su momento como detenidos a los hermanos Lanatta y Schiallaci, hecho que finalmente no sucedió y que los llevó a pagar un costo político importante.

“Un personaje siniestro”

Los rumores sobre su detención, no hicieron más que evidenciar los lazos de Pérez Corradi con la política (ver página 4), así como también la inacción mostrada por la Justicia y las fuerzas de seguridad, que se han mostrado paralizadas para actuar en casos de alta resonancia nacional, tal como sucedió hace poco más de un mes con los prófugos que escaparon del Penal de máxima seguridad Nº 30 de General Alvear.

En diálogo con Hoy, el abogado querellante en la causa por el Triple Crimen en representación de la familia Bina, Alejandro Sánchez Kalbermatten, señaló que “nosotros sabemos hace tiempo de que Pérez Corradi se encontraba en la zona de la Triple Frontera y que se paseaba por allí sin que las fuerzas de seguridad lo detuvieran. Le pedimos a la Justicia que hiciera algo y nunca lo hizo”.

Para el letrado, no existen dudas de que “Pérez Corradi está detrás de todo el triple crimen de General Rodríguez y de que detrás de su figura se encuentra un fuerte componente político con grandes relaciones con personas que manejaron el poder en la década kirchnerista”.

“Es un ser siniestro. Él pasaba la frontera tranquilamente hacia Puerto Iguazú, donde cerraba un boliche para poder estar tranquilo y festejar lo que tuviera que festejar, y todo esto jamás se investigó por parte de la Justicia, nadie nos escuchó, y se supone que todo esto lo hacía con una identidad falsa”, resaltó Sánchez Kalbermatten.

De paseo en Europa

Mientras todo esto ocurría y su nombre estaba otra vez en el tapete periodístico, llamativamente el ex jefe de Gabinete, Aníbal “La Morsa” Fernández, se encuentra vacacionando en República Checa, desde donde se desligó de la causa, al afirmar que “es un tema que a mí no me compete, no es un tema que me roce ni de cerca. Fue un juicio muy trabajado, muy investigado donde se hizo un trabajo exhaustivo. Fue una operación de Jorge Lanata y de Carrió que trabajaron para hundir mi candidatura".

Fiel a la costumbre K de pasar las responsabilidades a otros, y como si nada tuviera que ver en todo el caso, el ex funcionario kirchnerista se pasea alegremente por el mundo, haciendo caso omiso de los pedidos para que brinde explicaciones de sus supuestos lazos con el narcotráfico y con el Triple Crimen de General Rodríguez, donde incluso Martín Lanatta, lo sindicó como uno de los autores intelectuales del mismo.

Servini de Cubría al frente

La jueza federal María Servini de Cubría aceptó la causa del triple crimen de General Rodríguez y la investigación del contrabando de efedrina, después que el fiscal bonaerense Juan Ignacio Bidone las haya rechazado por haberse declarado incompetente. 

El pasado 3 de febrero, el juez de Garantías 1 de Mercedes, Facundo Oliva, se declaró incompetente en la causa y consideró que ese expediente debe unificarse con el que lleva adelante la jueza por tráfico de efedrina,  ya que la hipótesis investigativa asegura que el triple crimen está ligado a una organización de narcotráfico.

La magistrada investiga las responsabilidades políticas por el desvío de efedrina a bandas narcos entre 2005 y 2008, cuando aparecieron muertos tres empresarios en la autopista Panamericana.

Causas al por mayor

Ibar Pérez Corradi no solo es investigado en la Justicia por su participación en el Triple Crimen de General Rodríguez, sino que además está procesado por lavado de dinero en la causa por la "mafia de los medicamentos", a raíz de comercialización de fármacos vencidos o adulterados.

A su vez, la jueza federal de San Isidro, Sandra Arroyo Salgado tiene a cargo el pedido de extradición solicitado por Estados Unidos sobre Pérez Corradi por el envío a ese país de oxicodona, un derivado de la heroína, lo que lo llevó a estar detenido pero, al vencerse el plazo y ante la falta de envío de la causa por parte de Estados Unidos, la jueza lo liberó en 2011. Meses después, Pérez Corradi se profugó, siendo imposible dar con su paradero hasta el día de hoy.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios