27 de septiembre de 2015

El tema de la semana es la visita del Papa Francisco a Cuba y Estados Unidos de Norteamérica By Daniel Lombardo

Mientras esperamos el Sermón del Padre Gabriel desde la Capilla de la Virgen del Caneto, traída a estos pagos por inmigrantes italianos.
Uno de los hechos políticos más trascendente de lo que va del siglo se ha producido ya que una vez establecida las relaciones entre Cuba y Estados Unidos la visita del Francisco (uno de los fogoneros más importantes para que entre otras cosas esto suceda), el mensaje es de unidad pero sobre todo de inclusión social...

Seguramente el fin del bloqueo será el objetivo más significativo de este viaje. Habló de los inmigrantes, incluyéndose cuando dijo: "Les hablo como hijo de inmigrantes", recordó el pontífice, quien aludió a los extranjeros que en tiempos pasados, "bastantes convulsos y sangrientos", llegaron a lo que hoy es Estados Unidos, pero afirmó: "Es difícil enjuiciar el pasado con los criterios del presente" Luego habló sobre la crisis de los millones de refugiados que huyen de las guerras y el hambre en Medio Oriente, y lo relacionó con los inmigrantes de México y el resto de América que llegan a Estados Unidos. …"Nuestro mundo está enfrentando una crisis de refugiados con una magnitud que no se había visto desde la Segunda Guerra Mundial. Esto nos trae desafíos y muchas decisiones difíciles. No es esto lo queremos para nuestros hijos. No nos deben sorprender las cifras, sino más bien verlos como personas, ver sus rostros y escuchar sus historias, tratando de responder de la mejor manera a su situación para que siempre sea justa, humana". A lo que se suma, "en este continente -dijo Jorge Bergoglio- las miles de personas que se ven obligadas a viajar hacia el norte en búsqueda de una vida mejor para sí y para sus seres queridos, en un anhelo de vida con mayores oportunidades". "Recordemos la regla de oro: «Hagan con los demás lo que quieran que hagan con ustedes». Tratemos a los otros con la misma pasión y compasión con la cual quisiéramos que nos traten", destacó. "Sabemos que en el afán de querer liberarnos del enemigo exterior podemos caer en la tentación de ir alimentando el enemigo interior. Copiar el odio y la violencia del tirano y del asesino es la mejor manera de ocupar su lugar" Conclusión: Es momento que en toda Europay el resto de los países avanzados dejen de “repartirse” inmigrantes como si fueran objetos viejos que uno va desplazando de la casa al galpón.

Nelson Daniel Lombardo

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios