25 de febrero de 2015

Sigue la incógnita sobre la mujer calcinada frente a Le Parc by Guillermo Cherashny

El lunes de la semana pasada apareció el cadáver de una mujer calcinada cerca de la torre Le Parc, donde vivía y murió Alberto Nisman. Pareció un mensaje dirigido hacia un destinatario específico y en su momento se dijo que la morgue estaba trabajando con esos restos el miércoles pasado. Pues bien, ya pasaron casi diez días del hecho y la Fiscalía 19, a cargo de Graciela Bugueiro, se ha "feinizado", es decir, como la fiscal Viviana Fein con relación a la investigación del asesinato de Nisman, se dedica a dar vueltas y no aborda el objetivo principal.

Se esperaba que familiares de la víctima se presentaran, pero no se sabe nada de eso, por lo cual ya deducen en la Secretaría de Seguridad que se trataba de una pordiosera sin familia, como dijo la Policía Federal desde el primer momento. Pero como están las cosas, la opinión pública no cree en nada y tiene muchas sospechas sobre esa muerte. En este portal escribimos que era muy probable que Nisman le abriera la puerta a una mujer que quizá sólo supusiera -engañada- que lo iban a robar y después resultó que lo mataron primero a él y luego a ella. Lo extraño es que, si se hubiera tratado de la supuesta mujer a la que Nisman le abrió la puerta, algún familiar se hubiera presentado para denunciar su desaparición y visitar la morgue. El caso es oscuro, aunque sí podemos concluir que si Nisman le abrió la puerta a una mujer, ella estaba de acuerdo con el comando que lo asesinó en forma sofisticada. No sólo la Fein está entorpeciendo la investigación sino también la jueza Fabiana Palmaghini, de quien hay buenas referencias.

Archivar por ahora no

Sin embargo, hay que tener en cuenta que, cuando la presidente atacó a la jueza en una cadena nacional, de la impresión de que la misma se paralizó y así fue que no admitió como querellantes a la Asociación de Fiscales, quienes apelaron la decisión y ayer se presentaron ante la Sala IV de la Cámara del Crimen para ser aceptados y pedir medidas de prueba. Éstas seguramente las pedirá, por su parte, la ex esposa de Nisman, la jueza Sandra Arroyo Salgado, después de los informes encargados a los peritos de parte Osvaldo Raffo y el comisario general Rodolfo Salcedo. Arroyo Salgado ya manifestó su hipótesis de un asesinato sofisticado y da la impresión de que Fein, que sigue firme con la tesis del suicidio, siga dando vueltas aunque no se decida a pedir el archivo de la causa con esa carátula para evitar el gran escándalo que se produciría y esperaría para hacerlo algunos meses más. Aunque es probable que se tome la licencia de la cual habló con su pareja, el abogado Luis Sacco, un ex secretario penal jubilado que convive con ella desde hace muchos años.

Guillermo Cherashny

COMPARTIR:

Comentarios