15 de octubre de 2018

MANOS A LA OBRA. Cómo reparar y limpiar pequeñas rayaduras

A todos nos gusta tener la casa siempre a punto, perfecta y sin rastros de deterioro. Sin embargo a
veces resulta complicado evitar que el uso diario dañe algunas superficies como la madera de los
muebles favoritos, el cuero, el vidrios o el metal de la grifería.

Las pequeñas rayaduras son uno de los principales motivos para que muebles y accesorios se vean estropeados o viejos y por eso les pasamos algunos consejos para reparar esos arañazos y que vuelvan a quedar como nuevos.

Si la madera es oscura, se puede hacer una mezcla de yodo y agua, aplicarlo con un hisopo y dejarlo secar. Para reparar y además proteger, nada como el aceite de hígado de bacalao aplicado dos veces por semana con un trapo limpio y seco.

Este truco es casi secreto: las nueces son excelentes para reparar los arañazos de la madera. Hay que moler varias nueces y añadir un poco de agua o aceite de oliva para hacer una pasta. Frotarlo sobre la superficie a tratar y dejarlo secar unos minutos. Finalmente, retirar el exceso con un paño seco. Los restos de café también son muy buenos restauradores de muebles. Hay que mezclarlos con aceite de oliva, frotar la superficie y limpiar la zona con un cepillo.

VIDRIO

Si se tiene una mesa con superficie de espejo o algún otro mueble de vidrio que se haya rayado, se pueden aplicar estos consejos. Una de las opciones es aplicar pasta dental (sin gránulos) con un disco de algodón y frotar durante unos minutos. Después limpiar la superficie con un nuevo algodón empapado en agua. Para arañazos poco profundos se puede hacer el mismo procedimiento que con la pasta dental, pero con algún aceite vegetal como el de almendras o vaselina. Por último, se puede mezclar bicarbonato de sodio con un poco de agua y utilizar un paño limpio para frotar la superficie, después pasar un paño húmedo y listo.

CUERO

Utilizar un hisopo empapado en un poco de aceite de bebé o aceite de oliva sobre la superficie dañada. Después secar con un trapo. La cera de abeja es ideal para reparar rayaduras más profundas en muchos tipos de superficies. Se la puede amasar un poco para conseguir que sea más maleable, e incluso teñirla del mismo color del objeto para que su acabado sea perfecto.

METAL

Dependiendo la profundidad del arañazo, se podrá utilizar la misma mezcla de bicarbonato con agua que ya les hemos pasado. Si son superficiales, quedará perfecto. Si el arañazo es más profundo, se puede probar con una lija o con algún producto especial para tratar el acero inoxidable.

PLÁSTICO

Este truco es sorprendente, ya que los defectos que se pudieran presentar sobre superficies de plástico, se pueden disimular o incluso eliminar con un secador de pelo. Hay que poner el secador a temperatura mínima y dirigirlo hacia la zona rayada, se podrá observar como por arte de magia se empieza a alisar. Para dejarlo perfecto, es recomendable pulir la zona con un trapito.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios