Viernes 29 de Mayo de 2020

  • 10.2º
  • Soleado con bruma

10.2°

El clima en Los Toldos

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

16 de mayo de 2017

Macri llegó a China sin destrabar la obra clave -las represas de Santa Cruz- y con anuncios inflados de nuevas inversiones por Antonio Ross

El presidente Mauricio Macri inició su visita oficial a China sin haber cumplido con los compromisos clave que asumieron los funcionarios nacionales a mediados de abril ante empresarios y sus pares chinos en la reunión bilateral efectuada en Beijing en el marco del “Tercer Diálogo Estratégico para la Cooperación y la Coordinación Económica”.

A la inversa de lo que pregona el relato macrista acerca de que la misión a China resultará “muy exitosa” porque se van a firmar numerosos convenios que ya se encuentran acordados, el acta oficial de la última reunión bilateral no solo deja al descubierto una serie de exigencias chinas que no fueron atendidas por el gobierno nacional, sino que además le baja el tono a la inmediata puesta en marcha de los proyectos prioritarios que alientan los funcionarios locales.

Las autoridades del ministerio de Relaciones Exteriores y de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma (CNDR) de China dejaron en claro en la reunión bilateral de abril que si no se resuelven las trabas y contratiempos que están frenando las obras clave de las centrales hidroeléctricas de Santa Cruz y la rehabilitación del ferrocarril Belgrano Cargas no se podrá avanzar con los restantes proyectos de infraestructura que impulsa la administración macrista.

El texto oficial del acta del “Tercer Diálogo Estratégico para la Cooperación y la Coordinación Económica”-que el gobierno difundió con casi un mes de demora- advierte que “considerando que el presidente Macri visitará China en mayo de 2017, la parte argentina se encuentra comprometida a solucionar los diferentes desafíos que expusieron las empresas chinas y lograr progresos sustanciales antes de la visita presidencial”.

En el caso de las represas patagónicas, el acta sostiene que “la parte china exigió firmemente a la parte argentina que finalice los trámites para la evaluación del impacto ambiental antes del 30 de abril, termine el proceso de revisión y de audiencia pública fijada por el Congreso antes de finales de mayo y apruebe la reanudación total del proyecto principal antes de fines de mayo”.

De esos tres puntos, el gobierno de Macri sólo cumplió a medias el primero. Pese a que no los hicieron público, los funcionarios nacionales anunciaron que ya tienen listo los nuevos estudios de impacto ambiental.

En tanto, la audiencia pública que el fallo de la Corte que había paralizado las obras ordenó realizar en el ámbito del Congreso Nacional no tiene aún una fecha cierta de realización. Lo único seguro es que no se realizará antes de que expire de mayo y que el gobierno tratará de hacerla con el menor ruido político posible. De su concreción dependerá la reanudación total de las obras, un hito que podría postergarse hasta el segundo semestre de año.

En el caso de las obras ferroviarias del Belgrano Cargas que son financiadas por bancos chinos, los funcionarios de ambos países acordaron “intensificar las negociaciones sobre la enmienda IV del contrato con el objetivo de firmarlo durante la visita de Macri en caso de que las negociaciones técnicas, comerciales y legales se concluyan antes de esa ocasión”.

En tanto, en lo que atañe a la construcción de dos nuevas centrales nucleares que el ministerio de Energía de Juan José Aranguren ya dio por definidas, el acta de la reunión bilateral precisó que “ambas partes manifestaron su acuerdo en impulsar el proyecto con la idea de firmar los contratos comerciales antes del 30 de septiembre en caso de que las negociaciones técnicas, financieras, comerciales y legales concluyan antes de esa fecha”.

Con respecto a los 16 proyectos prioritarios que fueron incluidos en el “Plan Quinquenal Integrado para la Cooperación en Infraestructura 2017-2021” y que la Casa Rosada salió a promocionar como definitivos, los funcionarios chinos advirtieron que aún falta un largo camino para que puedan concretarse.

Precisaron que el plan quinquenal tiene tres objetivos: a) especificar los principios y áreas prioritarias de cooperación en infraestructura para los próximos cinco años; b) servir de guía para promover la cooperación entre las empresas y entidades financieras de ambas partes y c) ampliar y profundizar la cooperación en las áreas de infraestructura pertinentes a fin de elevar la relación bilateral”.

Agregaron que la lista de proyectos prioritarios que abarca obras ferroviarias, energéticas y de dragado “solo sirve de referencia y no sustituye las negociaciones pertinentes, los procedimientos estipulados y las aprobaciones de los proyectos de conformidad con las leyes y reglamentos de las dos partes”.

Por último, los funcionarios de Xi Jinping aclararon que dicha lista no puede tomarse “como un compromiso de financiación y tampoco implica ninguna obligación ni responsabilidad en virtud del derecho internacional para ninguna de las partes”.

Antonio Ross

COMPARTIR:

Comentarios