27 de enero de 2017

Terminal fantasma: Dellepiane está lista para abrir, pero los micros no quieren ir

La terminal de micros Dellepiane, construida en el sur de la Ciudad para descomprimir el tráfico de Retiro, ya está terminada. Pero, insólitamente, nadie sabe cuándo comenzará a funcionar.

Las empresas de micros de larga distancia afirman que, entre problemas de operatividad y de costos, más una mala relación con el dueño del complejo, que es el polémico empresario Néstor Otero, el lugar no les sirve. Así, una obra que costó US$ 30 millones es una terminal fantasma: está sin uso y con un futuro incierto

El predio ocupa 4,4 hectáreas entre Dellepiane, Perito Moreno, la autopista Cámpora y Mariano Acosta. Fue cedido por la Legislatura a la empresa Terminales Terrestres Argentinas (TTA) por 18 años. Además de sumar al desarrollo del sector, el objetivo es que Dellepiane absorba hasta un 35% del flujo de Retiro, que en temporada alta colapsa con 2.400 micros diarios, y que este año será nuevamente concesionada.

 

La construcción terminó a fines de 2016. Es un edificio moderno, con techo y paredes vidriadas que aportan una abundante luz natural. Tiene un hall para los micros que arriben y otro para las partidas. En todo el primer piso hay lugar para boleterías, oficinas y locales comerciales. Cuenta con 48 dársenas más un sector con paradas para 15 líneas de colectivos, 400 lugares para estacionar y hasta está planeado extender la línea E de subte para facilitar el acceso.

Además, la terminal está al lado de las autopistas Cámpora, Dellepiane y 25 de Mayo, lo que agilizaría el ingreso y salida para no afectar el tránsito a nivel de calle.

El Gobierno nacional ya autorizó la mudanza de las empresas que quieran instalarse. Pero por Dellepiane todavía no pasó ni un micro.

¿Cuál es el problema? En la Cámara de Empresas de Buses de Larga Distancia (CELADI) le explicaron que "en ese lugar no hay demanda de pasajeros, llegan colectivos pero no el tren ni el subte. No podríamos usar el Metrobus de la autopista 25 de Mayo porque no tendríamos cómo acceder. Además, para entrar y salir de las autopistas deberíamos pagar dos veces el peaje. También se duplicarían los costos por alquiler de boleterías, uso de las dársenas y otros, porque ya estamos en Retiro. Todo esto afectaría a los pasajeros".

La situación es tal que en la Cámara aseguran que nunca fueron consultados sobre la conveniencia de la construcción de Dellepiane. Y lo graficaron claramente: "Ni siquiera conocemos la terminal".

Terminal fantasma: Dellepiane está lista para abrir, pero los micros no quieren ir

Todo listo. Hasta colocaron las paradas de colectivos que tienen que llegar hasta la nueva terminal. Foto: Juano Tesone

Pero además de los problemas operativos, muchas empresas del sector tienen una mala relación con Néstor Otero, el dueño de Dellepiane, quien también es concesionario de Retiro y de varias terminales del interior, como las de Mar del Plata y Santiago del Estero. "Sobran motivos para desconfiar si tenemos en cuenta que será operada por la misma gente que desde 1993 tiene a su cargo Retiro, que se encuentra en un lamentable estado de abandono", afirmaron en CELADI.

Otero es un empresario muy cuestionado. Tuvo que pedir una probation en una causa por pago de dádivas a Ricardo Jaime, el exsecretario de Transporte de la Nación. También enfrentó dos causas contravencionales que le inició la Fiscalía General de la Ciudad por alquilarles galpones de las estaciones ferroviarias de Retiro y Once a los manteros para que guardaran mercaderías, denuncias por las que fue condenado a pagar $ 100.000 y $ 70.000, respectivamente.

¿Cómo consiguió el manejo de Dellepiane? Porque fue una iniciativa propia, un proyecto que le presentó al Gobierno porteño y que aprobaron los legisladores. A diferencia de Retiro, la terminal Dellepiane es propiedad privada.

Pese a la postura de los transportistas, la firma Terminales Terrestres Argentinas tiene una visión más optimista. Le explicaron a Clarín: "Vamos a tener una reunión la próxima semana con autoridades de la Ciudad. Vamos a ofrecerles a las empresas no cobrarles el alquiler de las boleterías hasta el final de la temporada para facilitarles las inversiones. También, que por el uso de las dársenas paguen lo mismo que en Retiro. Esperamos que a partir de marzo la terminal esté operativa". La dueña de Dellepiane no sólo pagó la obra sino que ya empezó a abonar a la Ciudad el canon de $ 6.000.000 trimestrales.

En el Gobierno porteño confirmaron que la semana entrante se hará la reunión. Pero el futuro no está claro. Por lo pronto, en la Cámara afirmaron que "hasta tanto no estén dadas todas las condiciones para garantizarle al usuario un buen servicio y con precios acordes, las empresas no utilizarán la terminal Dellepiane".

 

 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios