Lunes 19 de Abril de 2021

5 de octubre de 2016

No tengas miedo de comer ajo

Puede que no a todos les guste el sabor a ajo, pero es un aliado natural para consumirlo y beneficiarse de él. En numerosas cocinas es un ingrediente indispensable.

Varios estudios han encontrado que el Allium sativum ayuda a reducir el riesgo de cáncer —especialmente en el estómago, esófago y colon— así como los niveles de colesterol y azúcar en la sangre.

Pero, a pesar de todas sus virtudes, casi todo el mundo coincide en que el olor a ajo en el aliento es fundamentalmente desagradable.

Lo que explica por qué dos investigadoras del departamento de Ciencias y Tecnologías de los Alimentos de la Universidad Estatal de Ohio, en Estados Unidos, se dedicaron a identificar la mejor forma para eliminarlo y da a conocer BBC.

“El ajo tiene un olor imperceptible antes de ser triturado, pero una vez que se lo corta o lo tritura emite un fuerte olor característico del glucósido de azufre de ciertas plantas”, explicaron en la presentación de los resultados de su estudio Rita Mirondo y Sheryl Barringer.

“Esto significa que el consumo de ajo puede por ende resultar en un indeseable aliento a ajo que persiste por casi 24 horas. Por ello es importante encontrar formas y mecanismos para desodorizarlo”, se lee en el artículo, publicado en el Journal of Food Science.

Para su investigación Mirondo y Barringer primero compararon la efectividad de varias frutas y vegetales en la eliminación de los principales volátiles asociados con el aliento a ajo.

Estos últimos son el disulfuro de dialilo, el mercaptano de alilo, el disulfuro de alil-metilo y el sulfuro de metilo alílico.

Y para combatirlos las investigadoras emplearon té verde, hojas de yerbabuena, manzanas y lechugas, consumidas de diferentes maneras.

La yerbabuena, por ejemplo, fue analizada cruda y como bebida; las manzanas, crudas, en jugo y calentadas en el microondas; y la lechuga tanto cruda como calentada.

Los participantes en el experimento primero masticaron, 25 segundos, tres gramos de ajo, e inmediatamente después ingirieron alguno de estos “remedios naturales”.

Luego, las investigadoras midieron la concentración de los volátiles con una espectrometría de masas con un tubo de flujo de iones hasta una hora después de ingerido el ajo.

La conclusión del experimento fue que para eliminar el aliento a ajo no hay nada mejor que… la yerbabuena masticada.

“(Pero) las hojas de menta tuvieron un mayor nivel de desodorización que la manzana y lechuga crudas para todos los compuestos volátiles”, se explica más adelante.

Una posible explicación es que los alimentos crudos son más efectivos porque contienen tanto enzimas para eliminar el olor como compuestos fenólicos, los cuales destruyen los elementos volátiles.

Aliento Estudio

La manzana, la lechuga y las hojas de yerbabuena crudas reducen significativamente los volátiles del aliento a ajo.

El efecto de masticar

Todos los materiales analizados tuvieron algún tipo de efecto positivo, excepto el té verde. Pero los jugos de manzana y menta no redujeron el volumen de volátiles tanto como los productos consumidos de forma masticada.

COMPARTIR:

Comentarios