Viernes 10 de Julio de 2020

  • 9.7º
  • Nublado

9.7°

El clima en Los Toldos

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

19 de septiembre de 2016

La Luna se habría formado con parte de la Tierra, luego del impacto con otro planeta

Varias son las teorías sobre la formación de la Luna, pero ninguna totalmente probada, y ahora un nuevo estudio apoya la hipótesis de que el satélite se formó con manto de la Tierra, que aún estaba en formación, cuando ésta impactó con otro planeta de forma tan violenta que casi la pulverizó.

Esa es la conclusión de un estudio que publicó hace unos días la revista Nature, firmado por los geoquímicos Kun Wang Y Stein Jacobsen de la Universidad de Washington en Saint Louis, quienes estudiaron los isótopos de potasio en nuestro planeta y su satélite con nuevas técnicas de medición mucho más precisas.

Gracias a sus mediciones se han podido detectar diferencias isotópicas entre las rocas terrestres y las lunares, lo que proporciona las primeras evidencias que pueden diferenciar entre los dos modelos principales de teorías sobre el origen de la Luna.

En uno de esos modelos, un impacto de baja energía dejó a la Tierra en formación y a la Luna rodeadas de una atmósfera de silicatos.

La otra teoría defiende que un impacto mucho más violento vaporizó tanto al impactador (el objeto contra el que chocó) como a gran parte de la Tierra, formando un enorme disco de superfluidos a partir de los cuales acabaría cristalizando la Luna.

“Nuestros resultados proporcionan la primera prueba concluyente de que el impacto realmente vaporizó (en gran parte) la Tierra”, señaló Wang.

A mediados de los años setenta, dos grupos de astrofísicos propusieron la teoría de que nuestro satélite natural se formó de la colisión entre un objeto del tamaño de Marte y una Tierra aún joven, lo que explicaba observaciones como el gran tamaño de la Luna en relación con nuestro planeta y los tipos de rotación de ambos cuerpos.

Pero a comienzos de este siglo, un equipo de científicos analizó la composición de isótopos de una serie de elementos sacados de rocas lunares y terrestre, usando muestras aportadas por la misiones Apolo en los años setenta, para concluir que eran casi iguales.

Esos datos eran extraños, pues las simulaciones numéricas señalaban que la mayor parte del material (del 60 al 80 %) que formó la Luna debía proceder del objeto contra el que impactó la Tierra.

“Así decidieron cambiar la hipótesis del gran impacto -explicó Wang- para encontrar una teoría que explicara cómo la Luna se formó en su mayor parte de la Tierra y no del impactador”.

Finalmente un modelo propuesto en 2015, que el nuevo estudio viene a apoyar, considera que el choque fue “extremadamente violento, tan violento” que el impactador y el manto de la Tierra se vaporizaron y se mezclaron formando una nube que se expandió hasta llenar un espacio 500 veces mayor que la actual Tierra. Cuando esa atmósfera se fue enfriando la Luna se condensó a partir de ella. “La mezcla total de esa atmósfera explica la idéntica composición de isótopos de la Tierra y la Luna”, aseguró el experto.

LUNA DE PLUTON

La mancha roja en uno de los polos de la luna más grande de Plutón, Caronte, podría deberse a metano atrapado en la superficie, según revela un estudio publicado en la revista Nature.

El análisis demuestra que el polo norte de esta luna experimentó un largo periodo a temperaturas lo suficientemente frías como para haber atrapado el metano procedente de la atmósfera de Plutón. El análisis de las imágenes obtenidas a través de la sonda New Horizons ayudó a Will Grundy a explicar el posible origen de esta “gorra roja” en una de las lunas del planeta enano. Esta investigación determinó que las condiciones del polo norte de Caronte pueden permitir la captura y el procesamiento del gas metano mediante un modelo medioambiental basado en las órbitas de Plutón y su luna alrededor del Sol.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios