9 de abril de 2016

Bonadio procesó a Mussi por anomalías en Tecnópolis

El juez federal dispuso la medida sobre el diputado K por el desvío de fondos para la construcción de un espacio de la Secretaría de Ambiente en Tecnópolis. La acción judicial alcanza al rector de la Universidad de Tres de Febrero. Avance sobre la corrupción kirchnerista

Uno de los viejos Barones del PJ en el conurbano bonaerense, Juan José Mussi, fue procesado ayer por el juez federal Claudio Bonadio por el presunto desvío de una partida presupuestaria destinada a tareas de saneamiento del Riachuelo para la construcción de un espacio en Tecnópolis para la Autoridad Cuenca Riachuelo Matanza (Acumar).

Como Secretario de Ambiente y Desarrollo Sustentable del gobierno de Cristina Kirchner, el dirigente oriundo de Berazategui fue el encargado de instrumentar entre el 2012 y 2013 para construir el espacio de la muestra que ocupó el Acumar en la feria de ciencia y tecnología, en donde se habrían “extraviado”, según investiga la Justicia, 21 millones de pesos.

El procesamiento a Mussi fue dictado por "negociaciones incompatibles con la función pública” por haber contratado los servicios de gestión de la Universidad de Tres de Febrero (Untref) para que a su vez contratara a los que finalmente diseñaron y construyeron el stand. Por estos hechos, la medida alcanzó también al rector de la casa de altos estudios, Aníbal Jozami.

La causa, iniciada en 2013, se aceleró en las últimas semanas luego de los resultados de diferentes estudios que dictó Bonadio, que muestran cómo el Acumar abonó más de 20 millones de pesos por una obra en Tecnópolis por algo que podría haber realizado el propio Estado, dilapidando de esa manera sombríamente fondos públicos.

Para conseguir el dinero para financiar esas obras, Mussi aumentó a 104 millones de pesos el presupuesto del área de Fortalecimiento Institucional de Acumar. Lo hizo sin el acuerdo de los otros integrantes del organismo interjurisdiccional. Ni la Provincia de Buenos Aires, que entonces era gobernada por Daniel Scioli, ni la Ciudad de Buenos Aires en la que mandaba Mauricio Macri, aprobaron aquel aumento de presupuesto.

La situación se agrava si se tiene en cuenta que para hacer esto se contrató a la Untref que cobró algo más de un millón de pesos, que a su vez subcontrató a empresas privadas, ya que la universidad no cuenta con carreras que tengan que ver con la construcción, como Ingeniería o Arquitectura, de allí que Bonadio viera la orquestación de un “negocio” por parte de las autoridades oficiales, que llevó al procesamiento de Mussi y Jozami.

Con pasado duhaldista

Hombre con raíz duhaldista, Mussi supo acompañar a Carlos Menem y Eduardo Duhalde durante los años ’90, acercándose al kirchnerismo tras la derrota de Hilda “Chiche” Duhalde en las elecciones legislativas del 2005, y supo ser uno de los laderos centrales del cuestionado exministro Julio De Vido, relación que le reportó al distrito que comanda hoy su hijo Juan Patricio, cientos de millones de pesos en obras públicas.

Desde Hoy hemos remarcado como su primogénito, apodado por el resto de los intendentes como el “Baroncito” del conurbano, tiene graves irregularidades en la gestión. De acuerdo a un informe del Tribunal de Cuentas provincial, el faltante de documentación, cheques voladores, anomalías con planes oficiales, gastos sin comprobantes, camionetas fantasmas, entre otros temas, son manejos habituales en suelo berazateguense.

Complicado presente el que vive quien fuera uno de los históricos caudillos del PJ bonaerense, con agujeros negros en el manejo del dinero oficial y debiendo rendir cuentas ante la Justicia por su accionar al frente de la administración pública, que lo ponen al borde 

COMPARTIR:

Comentarios