4 de abril de 2016

"Yo sé que Lagomarsino está mintiendo"

Sandra Arroyo Salgado estuvo en la mesa de Mirtha Legrand y tuvo fuertes declaraciones contra Diego Lagomarsino, el técnico informático que fue, hsta donde se sabe, la última persona en ver con vida al fiscal Alberto Nisman, y quien le prestó el arma que lo mató.

"Yo sé que está mintiendo", dijo. "Que Alberto le haya dicho que sus hijas tenian miedo de ir con él es mentira. Ellas no tenían miedo de ir con su papá", afirmó.

Y siguió: "Lo tratamos, porque era una persona de confianza de Alberto, yo desconocía que estaba contratado en el Ministerio público fiscal. Se lo presenta una persona del Servicio de Inteligencia que después apareció en el colegio de una de mis hijas como padre de una compañera de mi hija mas grande".

Luego comentó: "Cuando Lagomarsino aparece yo le dije, 'qué macanudo, qué bien que sabe de computación'".

Sobre la muerte del fiscal relató que "hubo un contexto de amenazas bastante graves". Y opinó, sobre el caso: "Considero que tuvo mano de obra local. Las amenazas están desde agosto de 2012, que Alberto Nisman denunció ante la Justicia Federal. Esas amenazas incluían pasos que se fueron cumpliendo. Que iba a quedar desplazado del acuerdo con Irán, que cuando esto ocurriera iban a ir por Stiuso en la SIDE, que luego iban a ir por el desprestigio público y mediático, el armado de causas. Hacen referencia a cómo le armaron la prueba al fiscal Campagnoli. Las amenazas eran muy graves. Hablaban de los movimientos del colegio al que asistían nuestras hijas".

Y criticó: "La investigacion de la AMIA está paralizada. La denuncia que hizo Nisman por encubrimiento está desestimada, archivada. Y la de la muerte de Nisman está empantanada". Puso entonces como ejemplo un caso puntual: "Estamos esperando la realización del peritaje interdisciplianrio y la jueza vuelve a disponer una forma ilegal para hacer la pericia porque nos obliga a que estén miembros de la Policía Federal, cuando quedó al descubierto que la Policía Federal hizo todo mal, trabajó mal, está sospechada. Hay una norma en el Código que dice que cuando la fuerza está sospechada no puede seguir trabajando en la investigación. Eso es lo que pasa en nuestro sistema, hay un desconocimiento de la ley".

"No tengo dudas de que esto fue un magnicidio, el asesinato de una persona que por su cargo o función es importante, que su muerte fue por motivos ideológicos y políticos, y que tuvo un fin. Esta muerte impactó de lleno en la institucionalidad de nuestro país. Hubo hechos anteriores y posteriores a la muerte de Nisman que así lo demuestran. Infiltracion en celulares y computadoras y amenazas. Tuvimos mails con programas espías", reveló.

COMPARTIR:

Comentarios