Miércoles 27 de Mayo de 2020

  • 9.4º
  • Despejado

9.4°

El clima en Los Toldos

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

25 de marzo de 2016

PASCUA “VIA de la VIDA” By HILDA E. CELA DE DI NUCCI

“Jesús con su muerte y resurrección, muestra a todos la vía de la vida y la felicidad: y esta vía es la humildad, que comporta la humillación. Este es el camino que conduce a la gloria. Sólo quien se humilla puede ir hacia los «bienes de allá arriba», a Dios...

El orgulloso mira «desde arriba hacia abajo», el humilde, «desde abajo hacia arriba». La  Pascua es la vida, la vida que todo cristiano tiene que saber vivir y poder cambiar diariamente, cambiar en lo más profundo de su ser, con una convicción tan insondable…este año comenzamos la cuaresma en un año jubilar, dice P. Francisco, “es para todos un tiempo favorable para salir por fin de nuestra alienación existencial”… (Mensaje del papa Francisco para la cuaresma 2016).

            En la Misa de la Pascua de Resurrección del año pasado, en la Plaza de San Pedro,  nos invitaba a ponernos  en escucha de la Palabra y a practicar las obras de la misericordia tanto las espirituales  como las corporales… “La  Pascua es esto, es vivir plenamente, es poder sentir que tocamos  la sufrida carne de Jesús crucificado en cada hermano, para compartir la vida con la gente y entregarnos  generosamente,  para ello necesitamos reconocer que cada persona es digna de nuestra entrega, no por lo que es la persona misma, sino porque “es obra de Dios “(274 E.G.) .  “El mundo propone imponerse a toda costa, competir, hacerse valer... Pero los cristianos, por la gracia de Cristo muerto y resucitado, son los brotes de otra humanidad, en la cual tratamos de vivir al servicio de los demás, de no ser altivos, sino disponibles y respetuosos “(Pascua 2015homilia)                                                                                                                        Nos recuerda que la Iglesia, no crece por proselitismo sino “por atracción” (E.G. 14) “Esta frase nos interpela profundamente… ¿cómo vivían las primeras comunidades?, ¡irradiaban algo  distinto que invitaba al compromiso!   Y hoy ¿nosotros?  ¿Generamos en quien nos ve un verdadero deseo de donarse para la misión? ” (S. Mattos, congreso julio 2015, Bolivia).

            “A través de este camino también los «soberbios», los «poderosos» y los «ricos», de los que habla el Magníficat, tienen la posibilidad de darse cuenta de que son inmerecidamente amados por Cristo crucificado, muerto y resucitado por ellos”. (Mensaje  para la cuaresma 2016). “Jesucristo verdaderamente vive, de otro modo, “si Cristo no resucitó, nuestra predicación está vacía” (1 Cor. 15, 14). Cristo resucitado y glorioso es la fuente profunda de nuestra esperanza. (E.G. 275).Cristo pide permiso, no nos fuerza, «yo estoy junto a la puerta y llamo si alguien oye mi voz y me abre, entraré en su casa y cenaremos juntos”. (Apocalipsis 3,20).

            “…el hombre no puede vivir sin esperanza: su vida, condenada a la insignificancia, se volvería insoportable.” (P. Francisco), por eso vayamos también nosotros – como los apóstoles- a anunciar esta Buena Noticia: ¡Cristo vive! para darnos vida y vida en abundancia. ¡Feliz Pascua! Vía de la Vida y de la felicidad.

                                   (*) Voluntaria de la Inmaculada Padre Kolbe, Tandil.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios