Viernes 7 de Octubre de 2022

Hoy es Viernes 7 de Octubre de 2022 y son las 18:31 -

SOCIEDAD

8 de septiembre de 2022

Un reconocimiento fotográfico registró un récord de ballenas en Península Valdés

Expertos contabilizaron 1.420 ballenas francas en la costa de Chubut, cantidad que incluye 554 crías. En 51 años es el mayor número registrado. La foto identificación permitió conformar un álbum de casi 4.000 ejemplares

 

El informe, publicado en la página oficial del ICB, aclara que "las 1.420 ballenas registradas incluyen 554 crías en las aguas del Golfo Nuevo y el Golfo San José" que le dan a la península el particular contorno que se dibuja en los mapas como un hongo que se introduce en el mar sobre el noreste del Chubut.

Si bien se considera que este relevamiento es el que mayor número de ejemplares registró en los 51 años que se realiza esta práctica de foto-identificación, se sabe que el número de ballenas es mayor porque "solo se cuentan las ballenas para identificar individuos, en particular hembras con crías recorriendo la línea de la costa, y no es un censo para contar todos los animales".

 

Cómo se hace el relevamiento

El responsable del registro fotográfico, Mariano Sironi, tomó 12.500 fotografías desde el avión Cessna del Aeroclub de Puerto Madryn piloteado por Peter Domínguez, con Marcos Ricciardi completando el equipo de investigación en su carácter de apuntador y registros en GPS.

"Sólo en el Golfo Nuevo contamos 998 ballenas incluyendo 382 crías" explicó Sironi.

El especialista agregó que "en el sector de las playas 'El Doradillo' y 'Canteras' cercanas a Puerto Madryn había una línea casi continua de ballenas a lo largo de la playa con marea alta y al sobrevolar Puerto Pirámides observamos que la bahía estaba llena de ejemplares, mientras las lanchas de avistaje acompañaban a los animales con sol radiante y mar calmo".

Durante 51 años la foto identificación permitió conformar un álbum de casi 4.000 ejemplares, que se distinguen entre sí por el patrón de callosidades que tienen las ballenas francas en sus cabezas, que es único en cada individuo y que no varía con los años, lo que sería similar a las huellas dactilares en los humanos.

Durante el último relevamiento se debieron incrementar las horas de vuelo porque "había tantas ballenas que debimos realizar más círculos que lo normal hasta completar el perímetro en un relevamiento totalmente excepcional por el altísimo número de ballenas comparado con años anteriores" dijo Sironi.

Enumeró además que "desde el aire vimos muchos ballenatos blancos, conocidos como morfos grisesballenas adultas en grupos de cortejo y cópulahembras con sus crías recién nacidas nadando lentamente en el mar tranquilo, algunos grupos de delfines y los paisajes impactantes que hacen a la experiencia más bella y estimulante".

COMPARTIR:

Comentarios