Sábado 26 de Noviembre de 2022

Hoy es Sábado 26 de Noviembre de 2022 y son las 16:43 -

INFORMACIóN GRAL

4 de septiembre de 2022

En la primera mitad del año, algunos antibióticos tuvieron una suba de la dispensa de más del 50%

Son datos oficiales del Observatorio de Salud, Medicamentos y Sociedad de la COFA. Las subas corresponden a más de 4.100.000 de unidades más de esos tratamientos en los primeros seis meses del 2022.

Desde este jueves, está en plena vigencia la ley que genera un nuevo marco para la dispensa y consumo de antibióticos. Con el objetivo de combatir la resistencia microbiana, la normativa genera nuevas condiciones para que se receten estos medicamentos, y así evitar situaciones de abuso. Además, crea un programa de control, que generará campañas informativas y de difusión sobre la problemática.

 El uso correcto de estos tratamientos es clave para evitar la resistencia, que se estima en 2050 matará más que el cáncer en su conjunto. Los antecedentes en el país de consumo de antibióticos son preocupantes, y según datos oficiales en la primera mitad del año la dispensa se disparó un 36,5 por ciento, con picos en algunos tipos de más del 50 por ciento. Así lo confirmó el Observatorio de Salud, Medicamentos y Sociedad de la Confederación Farmacéutica Argentina (COFA), que difundió un reporte donde concluye que “todos los grupos terapéuticos de antimicrobianos han tenido un alza en las dispensas durante los primeros seis meses de 2022, porcentaje que alcanza al 36,53 por ciento”, con un total de 4.187.261 unidades más.

 Una de las explicaciones de la entidad apunta a que todo el 2021 “fue un año en el cual la población cumplió con estrictas medidas de prevención que disminuyeron también la transmisión de infecciones respiratorias. Esta situación redujo el consumo de los medicamentos utilizados para resolverlas”.

Desde esta semana, los antibióticos se deben recetar y dispensar bajo la modalidad “receta archivada”, para evitar que se vendan cuando no son necesarios. Esta ley inicia en un piso alto de los tratamientos, según el reporte de la COFA. El informe, al que tuvo acceso MIRADA PROFESIONAL, realiza la comparación del primer semestre del año 2022 con el año anterior, “tomando las dispensas de antimicrobianos según su grupo terapéutico, siendo en orden los más utilizados las penicilinas de amplio espectro (J01C), los macrólidos (J01F), las fluoroquinolonas (J01M) y las cefalosporinas (J01D). Le siguen a continuación los antimicóticos de uso sistémico (J02A) y la asociación Trimetoprima/sulfametoxazol (TMP/SMX) (J01E)”.

En total, la suba es del 36,5 por ciento, aunque en algunas categorísa es aún mayor. “Los antibióticos de amplio espectro siguen siendo los más prescriptos, y han aumentado la dispensa en unidades en un 53,10 por ciento en el período de estudio”, destacó el observatorio. En tanto, los macrólidos “evidencian un alza del 56,96 por ciento, siendo el subgrupo terapéutico con mayor porcentaje de aumento”. Los antimicóticos sistémicos muestran un alza del 10,77” por ciento. En cuanto a los productos más dispensados estos son: amoxicilina, amoxicilina+ac. clavulánico y amoxicilina+bromhexina pertenecen al mismo laboratorio. Este último “con un gran porcentaje de aumento en unidades, 181,82 por ciento”.

En cuanto a la azitromicina, “evidencia un incremento en unidades del 53,82 por ciento”.Los cuatro antibióticos incluidos entre los 100 más dispensados son de laboratorios argentinos y tres de ellos pertenecen al mismo laboratorio, destacó la COFA. En tanto, la amoxicilina sola y su combinación con ácido clavulánico encabezan la lista. “Pertenecen al mismo laboratorio. Sus dispensas manifiestan un aumento del 81,28 y 50,69 por ciento respectivamente”.

“En tercer lugar, lejos de los dos primeros, aparece la azitromicina y luego la asociación de amoxicilina con bromhexina, también en alza en los siguientes porcentajes: 53,82 y 181,82 por ciento respectivamente”, finalizó el reporte. Con este piso alto, se inicia la nueva normativa, que se espera baje la cantidad de unidades dispensadas en farmacias.

La flamante norma tiene “el enfoque integral de ‘una salud’, que implica el abordaje de la resistencia antimicrobiana como problema de salud pública desde las diferentes disciplinas de las ciencias médicas, veterinarias y medioambientales con la participación de todos los sectores y actores involucrados, con un enfoque multidisciplinario como es la génesis de su problemática y a partir de la necesidad de alcanzar un mejor manejo y control”.

COMPARTIR:

Comentarios