Lunes 19 de Abril de 2021

INFORMACIóN GRAL

24 de febrero de 2021

Las 5 cosas que no hay que hacer después de vacunarse

Las campañas de vacunación contra el coronavirus arrancaron intensamente en el país. Según las sugerencias de los especialistas, te mostramos qué debes evitar tras su aplicación.

En la Argentina, ya se comenzó a vacunar al personal de la salud y a los adultos mayores. Si bien muchos especialistas han advertido sobre los posibles síntomas post administración de la droga contra el COVID-19, es necesario que tomes ciertos recaudos luego de su aplicación.

Evitar consumir mucho alcohol

No está demostrado que el consumo de alcohol provoque una pérdida de eficacia en la vacuna contra el coronavirus, pero sí se sabe que este tipo de bebidas debilitan el sistema inmunitario. Algunos expertos se han pronunciado ya públicamente respecto a este tema.

La científica Sheena Cruickshank, profesora de Ciencias Biomédicas en la Universidad de Manchester, advirtió en el periódico británico Daily Mirror: “Es necesario que el sistema inmunitario funcione al máximo para tener una buena respuesta a la vacuna, por lo que si has bebiendo la noche anterior o un poco después de su aplicación, eso no ayudará al organismo”.

Por su parte, el desarrollador de la vacuna Sputnik V, el doctor Alexander Ginstburg, también declaró en diciembre que había que moderar el consumo de bebidas alcohólicas al menos durante 3 días posteriores de haber recibido la vacuna. “No se trata de una prohibición total. Se permite el consumo moderado”, aclaró el científico.

Asustarse en caso de tener efectos secundarios

Es muy posible que después de ponerte la vacuna empieces a notar algunos efectos adversos. Los más comunes y probables son fiebre, malestar general, fatiga, dolor de cabeza e hinchazón en la zona del brazo donde se aplica la misma.

Es necesario saber que todos estos síntomas pueden suceder como no, dependiendo de cada persona. Todos ellos están registrados en los ensayos clínicos, pero no representan gravedad para la salud de las personas. Esto es importante para no caer en preocupaciones que puedan desembocar en episodios de ansiedad y estrés.

Según se detalla en la ficha técnica de Comirnaty, nombre con el que se distribuye la vacuna de Pzifer, es posible que el desconocimiento sobre el funcionamiento de las vacunas provoque síntomas propios de la ansiedad: desmayos, hiperventilación, dificultad para respirar o presión en el pecho. Esto se puede ver agravado cuando el paciente tiene fiebre o alguno de los efectos secundarios típicos de una vacuna. Por eso, es aconsejable conocerlos y saber que no suponen un peligro de vida.

Abandonar el centro de salud inmediatamente

La vocera del Consejo General Farmacéutico, Ana Herranz, recomendó que todos aquellos que son vacunados, permanezcan al menos 15 minutos en el centro de salud donde se aplicaron la droga.

Esa es una forma de vigilar que no sucedan fenómenos adversos graves y que, en el caso de que finalmente ocurran, se pueda tratar al paciente de manera rápida en el mismo centro de vacunación.

“Las personas sanas deben ir a vacunarse sin ningún requisito especial”, precisó la especialista, quien también hizo hincapié en que las personas con historia de alergia grave a alimentos, látex, medicamentos, entre otras cosas, deben permanecer bajo vigilancia estrecha entre 30 y 45 minutos post vacuna.

Abusar del consumo de medicamentos

Padecer fiebre, malestar general, cansancio o dolor en el brazo puede llegar a ser bastante incómodo. Es habitual que muchas personas recurran al ibuprofeno o paracetamol para aliviar estos síntomas. Sin embargo, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) aconsejan hablar con un médico antes de automedicarse sin consulta médica previa.

En ese sentido, los CDC explicaron que bebiendo mucho líquido y usando ropa liviana, la fiebre llega a sentirse menos molesta. En tanto, para el dolor del brazo aconsejaron aplicar un paño frío y húmedo sobre el área, además de ejercitarlo de forma más o menos constante.

Posponer la segunda dosis

La mayoría de vacunas contra el coronavirus requieren de una doble dosis para generar una inmunidad completa. Sólo el remedio que ha desarrollado la compañía Janssen utiliza una única dosis.

Una vez que se aplica la primera, deben pasar tres semanas para poder administrarse la segunda. En algunos países, como es el caso de Reino Unido, este último paso se está retrasando para administrar el máximo de primeras dosis posible.

No obstante, advierten que la segunda debe aplicarse en la debida fecha, sin retrasar ese momento bajo ninguna excusa, ya que si no se sigue el método que han puesto en marcha los fabricantes en sus ensayos, la eficacia podría reducirse.

COMPARTIR:

Comentarios