Viernes 25 de Septiembre de 2020

  • 17.9º
  • Nublado

17.9°

El clima en Los Toldos

INFORMACIóN GRAL

14 de septiembre de 2020

Dieron por muerta a la abuela y la sepultaron: estaba viva

María Dora Garro fue víctima de un grave error de una clínica céntrica, que el jueves informó el deceso y el viernes les llamó para decirles que la mujer pedía ver a sus hijos...

Una mujer de 71 años fue dada por muerta por coronavirus y enterrada por su familia, pero estaba viva, internada en la clínica Santa María de la capital de Mendoza.

María Dora Garro, la abuela a la que dieron por fallecida, pidió ver a sus familiares y fue entonces cuando salió a la luz el error que una de sus nietas contó a través de las redes sociales.

La mujer fue diagnosticada con un principio de neumonía el pasado 7 de septiembre y el jueves 10 dieron aviso a la familia de que había fallecido por coronavirus, pese a que los dos hisopados que le habían realizado eran negativos.

Los familiares no la pudieron velar ni ver el cuerpo, y ese mismo jueves la fueron a enterrar. Sin embargo, el viernes 11 llamaron a uno de los hijos de la mujer para decirles que pedía por ellos.

“La misma enfermera que había dicho que estaba muerta, le dijo que estaba viva y que pedía por sus hijos”, contó Shirley Hernández, nieta de la señora, a TN.

De inmediato un familiar fue al sanatorio y el momento quedó registrado en un video.

Beatriz Leguizamón otra de las nietas contó a Cadena 3: "Mi tío quería abrir el cajón pero no se pudo, lo calmaron, nos despedimos cada uno a su casa y el viernes nos avisan de que había sido un error de pacientes".

"El director no salió a dar la cara, nos dijeron que no era de mala voluntad, que había una muerte y que la otra persona estaba perdida”, agregó.

“Nosotros estamos preocupados porque a pesar de la felicidad que nos da que mi abuela está viva nos da bronca la situación y pensamos mucho en la otra familia. Pedimos información de saber qué es de la familia de la persona que nosotros enterramos y no nos dicen nada de nada”, reclamó Shirley.

Los familiares de Dora Garro pagaron el sepelio de un desconocido y pasaron 24 horas llorando a un ser querido. Por los protocolos contra el coronavirus, no pudieron ver el cuerpo y el velorio fue a cajón cerrado, por eso la sorpresa al enterarse de que la señora estaba viva y que tenía un cuadro de neumonía había sido trasladada a una sala con pacientes Covid-19, aunque sus hisopados dieron negativo.

Cabe recordar que la mujer padece demencia senil y por las medidas que se aplican en la pandemia estaba sola en el centro de salud.

El administrador de la clínica, Javier Parmusi, dialogó con Cadena 3 e indicó que se trató de un "error administrativo".

“A veces sin que nosotros hayamos tenido el problema, nos aíslan gente y estamos con menos personal. No quita que no se puedan dar bien los servicios porque se reacomodan los diagramas para realizar bien el trabajo. Estamos a disposición. No hemos ocultado nada. Al ver el error involuntario, hemos enseguida comunicado a los familiares porque sentimos mucho el error que se ha cometido. Va a generar muchas dudas, no es así. Fue un error. Se trabaja a conciencia y bien", explicó.

Desde este inconveniente la mujer permanece internada acompañada constantemente por un familiar, gracias a gestiones del secretario de Salud de la provincia.

Luego de conocerse este caso, otra familia damnificada por el nosocomio presentó una denuncia ante la Justicia provincial.

Informe de Facundo Dimaría.

 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios