Viernes 7 de Agosto de 2020

  • 16.2º
  • Soleado con bruma

16.2°

El clima en Los Toldos

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

24 de agosto de 2018

La empresa Toyota donó un motor de última generación para la Escuela Técnica

El Ingeniero Norberto García, hijo del recordado “Don Joaquín” fue quien realizó las gestiones ante la compañía para lograr la donación de un motor que será utilizado con fines educativos...

en el salón de la Escuela Secundaria Técnica Nº 1 “Ejército Argentino” la comunidad educativa de dicho establecimiento se reunió para recibir una importante colaboración de parte de la empresa Toyota. Se trata de un motor de última generación que fue cedido para que los alumnos de dicha escuela puedan investigar y aprender las últimas tecnologías.

El acto estuvo encabezado por el Director de la EST, Prof. Víctor Basso, la Inspectora Jefa Distrital Fernanda Crisorio y el Ingeniero Norberto García, quien realizó las gestiones ante Toyota. Norberto es hijo del recordado “Don Joaquín García” vecino ya fallecido de nuestro pueblo que, entre otras acciones benéficas para Los Toldos, fue quien donó los terrenos donde hoy se erige la Escuela Técnica.

Al hacer uso de la palabra, Víctor Basso agradeció a la empresa Toyota y al ingeniero Norberto García, recordando “que alguien es muy caro a sus afectos, su familia, porque gracias a una gestión de Don Joaquín, su papá, todo este barrio se formó en torno a lo que era la Escuela Técnica.”

También estaba presente el Ing. Carlos Canoves, de Toyota. Ambos ingenieros recibieron presentes de parte de la institución educativa.

Acto seguido, Norberto García se dirigió a los alumnos y profesores presentes, diciendo: “La función mía ha sido solo de intermediario, de vinculador de dos partes importantes. La Escuela Técnica, mi familia, con sus orígenes y otra parte importante es la empresa Toyota a través de un gran amigo el ingeniero Carlos Canaves y el espíritu solidario que tiene hacia el prójimo una empresa de la envergadura de Toyota.” Más adelante continuó: “Viví la angustia de tener que emigrar porque no había sueños, ni mi hermano ni yo podíamos seguir aquí, y recuerdo siempre las palabras de mi padre “algún día vamos a lograr que exista la escuela industrial”, Hoy en día es una realidad, bien dirigida por toda la gente, por todo el personal de la institución y esto es un orgullo. Y a los alumnos, nunca dejen de estudiar. Sepan que tienen dos manos, tienen cerebro pero también tienen corazón. Con el cerebro van hacer creativos, pensar, liberar, crear; pero con el corazón van a llegar a ser felices, porque analizando el corazón ahí donde ligan los afectos, los recuerdos, los sentimientos, eso que nos hizo venir hoy acá.”

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios