Domingo 12 de Julio de 2020

  • 6.2º
  • Nublado

6.2°

El clima en Los Toldos

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

1 de enero de 2017

Cerrar y abrir… By Angélica Diez (*)

Cerrar y abrir, parece una “regla en contra mano” y, sin embargo, nos estamos preparando a esto: cerrarmos el año 2016 y abrimos el 2017...

Cada uno  tiene “en mano” los 365 días vividos entre luces y sombras, entre alegrías y dolores, entre esperanzas y sueños fallidos. Pero, la certeza de que la vida  transcurrió lleva a la gratitud y a un querer “despegar” con mayor confianza y esperanza…

             El Papa Francisco, a lo largo de su pontificado nos ha dado pistas de convivencia, de  estar de pié, de tender la mano, de dejarnos sorprender por Dios que siempre nos da una nueva oportunidad, como por ejemplo a ser: “… Constructores de puentes y no de muros en este 2016. “Cada cristiano construya siempre puentes de diálogo con los demás, no muros de rencor. Busquen siempre el camino para escuchar, el camino de la reconciliación, con humildad y mansedumbre, porque es lo que nos ha enseñado el Hijo de Dios”.

             Otras frases – vida: “Aprender a conmovernos por el dolor de los demás en silencio pero transformando el sufrimiento en acción concreta”. “Crecer en la  capacidad de avergonzarse y acusarse a sí mismo, sin descargar la culpa siempre en los demás para juzgarlos y condenarlos, es el primer paso en el camino de la vida cristiana que conduce a pedir al Señor el don de la misericordia”.

             Una de sus multiples invitaciones fue: “…evitar el apego a las riquezas que llevan solo a la corrupción del corazón, de la mente, de nuestro negocio. Es necesario hacer de modo que si se poseen riquezas estas sirvan al “bien común”.

             ¿Dónde encontrar la fuerza para “darnos una mano” en nuestras necesidades concretas, en particular por los que sufren enfermedades? “La oración cotidiana por nuestra salud y por la de los seres queridos afectados por el mal: no debe faltar nunca. Debemos rezar aún más, tanto personalmente como en comunidad por los enfermos”.

             A los jóvenes en particular les dijo: “No se dejen robar la esperanza .En este año las cosas pueden ser duras, pero la esperanza nos abre a nuevos caminos de creatividad, pasión, deseos de construir”.

             Son muchos los que le escriben al Papa saludándolo, consultándolo. Una pregunta que muchos le hacen es: “¿Por qué los malvados parecen ser felices mientras que a los justos las cosas marchan en el sentido equivocado?  El Papa contesta con el salmo 1: «Feliz el hombre que confía en el Señor». Dios nunca abandona a quien confía en Él”.

             Quizás, un deseo en común sea este de cerrar y abrir en busca de la felicidad pero: ¿Cómo encontrar la felicidad? Francisco nos recuerda: “Para ser felices hay que incluir y crear armonía en nuestros hogares, puestos de trabajo, en suma en el cotidiano. Jesús nos pide incluir a todos con gestos concretos, porque como cristianos “no tenemos derecho” de excluir a los demás, juzgarlos y cerrarles las puertas.

            Otra certeza de esta paz en el corazón es: “Sentirnos amados para amar y perdonar. Un papá o una mamá que dice a su hijo: “No tengas miedo, estoy yo” y lo mima con una caricia, es la imagen de la condición privilegiada del hombre: pequeño, débil, pero tranquilizado, sostenido y perdonado por un Dios que está enamorado de él”. Y la regla de Oro que vale en cualquier mes del año: “Hagan ustedes con los demás como quieran que los demás hagan con ustedes”. Buen cierre en acción de gracias y bendecida apertura del 2017 para seguir dejándonos “sorprender” por el Dios de la Vida, en lo personal, familiar y laboral.

                                   (*) Misionera de la Inmaculada Padre Kolbe, Olavarría

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios