24 de diciembre de 2016

Belén: buena noticia. By Angelica Diez para Los Toldos es noticia

“Al mundo le falta vida y le falta corazón; le falta cielo en la tierra, si no lo riega tu amor”. Este himno que nos presenta la Liturgia en preparación a la Navidad es como que “nos pinta de adentro”...

Va delineando los estados de ánimo que venimos acumulando a lo largo del año. Y Belén es – el andén de la terminal de un viaje largo de – nueve meses de gestación en el seno purísimo de María. “Es Dios, quien desciende de las inaccesibles alturas de su trascendencia,   quien se aproxima de modo nuevo, sobrenatural, a nuestra tierra, a nuestra historia; y finalmente aborda a nuestra playa terrenal en la inesperada humildad de Belén y en la cándida pureza de María; se hace hombre: es Cristo”  (Pablo VI).

            Belén – “Casa del Pan”-  es Buena Noticia: “No teman, porque les traigo una buena noticia, una  gran alegría para todo el pueblo: hoy,  en Belén, en la ciudad de David, les ha nacido un salvador, que es el Mesías, el Señor. Y esto les servirá de señal: Encontrarán a un niño recién nacido envuelto en pañales y acostado en un pesebre” (Lc 2,1-14, cfr.).

            Dios se ha hecho niño en María, por mí, por cada  uno. Y así, Navidad somos nosotros con Dios, con nuestro deseo de vivir, de ser libres, de amar correspondiendo al Amor que si hizo Niño en Belén.

            “Entremos  en el portal de Belén, renovando nuestra fe “con la humildad de los pastores  para encontrar  y contemplar al “Dios con nosotros”. Encontrar a Dios, que se oculta en la humildad de un niño recién nacido. Celebremos así la liturgia de esta Noche Santa.  Que podamos desearnos unos a otros: ¡Feliz Navidad!  Y, al intercambiar ese saludo  pidamos ante todo por cuantos tienen que vivir la Navidad en la pobreza, en el dolor, en la condición de emigrantes, para que aparezca ante ellos un rayo de la bondad de Dios; para que les llegue a ellos y a nosotros esa bondad  que Dios, con el nacimiento de su Hijo en el establo, ha querido traer al mundo” (Benedicto XVI).

            “Abramos las puertas a Cristo ayudados por  María y  José para vivir una Navidad contemplando el misterio de la Encarnación del Hijo de Dios  y que este acontecimiento que  actualiza el hecho histórico de la primera venida de Jesucristo nos mueva a ser “iglesia de puertas abiertas”, verdaderamente cristiana, iglesia en salida”. (Papa Francisco).

                               (*) Misionera de la Inmaculada Padre Kolbe, Olavarría.

COMPARTIR:

Comentarios