12 de junio de 2016

Glifosato vs. agua potable by Augusto Piazza

Sustancia química es toda materia con una composición definida, por ejemplo el agua, que está formada por oxígeno e hidrógeno. Si tomara una muestra de agua de un río sería una sustancia química natural y si la fabricara en un laboratorio con oxígeno e hidrógeno sería una sustancia química de síntesis.

Todas las sustancias químicas naturales como las de síntesis son tóxicas dependiendo de la dosis administrada y de la exposición que tenga el individuo a esa sustancia.

Un medicamento, un agroquímico, un producto de limpieza para el hogar son sustancias elaboradas por el hombre y son tóxicas, el veneno de una serpiente, las sustancias irritantes de la ortiga, las toxinas que contienen las semillas de la cicuta son naturales pero tóxicas. La diferencia es la dosis.

Por ejemplo un aplicador está más expuesto que un vecino a una aplicación.

La cantidad de producto o dosis que llega al cuerpo será mayor para quien este expuesto o sea quien está trabajando con el producto, que a un vecino a quien por error o mala práctica le estén llegando unas gotas de producto. Como expresara Paracelso, médico padre de la toxicología, la dosis diferencia un medicamento de un veneno.

Profundizando un poco más, si aplicamos 3 litros de glifosato diluido en 97 litros de agua, el aplicador deberá repartir estos 100 litros en una hectárea, o en una manzana o en 10.000 m2 (como quieran llamarlo), la cantidad de gotas que pueden ir fuera del objetivo (las malezas por ejemplo) es mínima, cada gotita que se mide en micrones de diámetro lleva aproximadamente un 3% de su contenido en glifosato.

Tomando en cuenta esta práctica agronómica común, para que el vecino pueda tener como mucho una irritación dermal reversible, debería caminar detrás de la aplicación recibiendo casi la totalidad de las gotas, para que pueda causarle alguna intoxicación de carácter agudo.

A esta altura, tal vez algunos de los lectores, esté pensando en una intoxicación crónica, pero por definición el vecino tendría que estar expuesto al menos el 50% de su vida, durante todos los días del año a ese producto, situación que no ocurre ni siquiera con los aplicadores (que son los mayores expuestos) dado que no se aplica glifosato ni otro agroquímico durante todos los días del año.

Cumplir con las recomendaciones de la etiqueta (o prospecto) del producto, las indicaciones de los ingenieros agrónomos y la legislación vigente evitarán los posibles riesgos, sobretodo para los trabajadores rurales, quienes tienen mayor exposición a las sustancias.

Augusto Piazza

Red Nacional de Productores Autoconvocados

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios