Martes 22 de Septiembre de 2020

  • 17.3º
  • Soleado con bruma

17.3°

El clima en Los Toldos

21 de mayo de 2016

Se incendiaron 2 cocechadoras en cercanías de Chancay

Eran dos máquinas Don Roque 150 que estaban trabajando en el predio conocido como “El Pradal”. El fuego destruyó íntegramente una de ellas y produjo serios daños en la otra

No todo es color de rosa en el campo, como ocurre en cualquier profesión o emprendimiento. Hay momentos buenos, de crecimiento. Y los hay también malos, de frustraciones. Quien trabaja en el campo conoce de sacrificios y sinsabores, de inundaciones y sequías, de problemas de mercados y vaivenes de la economía. Son solo algunos de los problemas que deben afrontarse desde esta industria “sin techo”.

Pero a veces, los problemas pueden ser más graves aún, y esto fue lo que le ocurrió a un vecino de nuestro medio días atrás, cuando en un abrir y cerrar de ojos vio como parte del fruto de su sacrificio era destruido por las llamas.

Rodolfo Tellería, o “Fito” como lo conocen todos, regresó del campo, donde estaba cosechando junto a sus empleados, en la tarde del pasado miércoles 11 de mayo. Había sido un día largo, como es característico en plena campaña de cosecha. Una campaña que de por sí viene siendo lenta y tediosa debido a las inclemencias climáticas que no permiten su normal desarrollo.

Cerca de las 21 horas, el llamado de un vecino alertó la presencia de fuego en el predio donde estaba trabajando, conocido como El Pradal, aproximadamente a 30 kilómetros de Los Toldos, cerca de Chancay.

Allí se encontraba su equipo de cosecha, conformado por dos máquinas Don Roque 150, tractores, monotolvas, casilla y cisterna de combustible.

Ante esta situación, dieron aviso a los Bomberos Voluntarios, quienes inmediatamente se movilizaron junto a Patrulla Rural, llegando al lugar para intentar sofocar el foco ígneo, que para ese entonces había devorado una de las cosechadoras y más de la mitad de la otra. Esta última no ardió en su totalidad debido al eficaz accionar de los servidores públicos. Las llamas también destruyeron un tanque cisterna de gas oil.

Según entendidos, las pérdidas están valuadas en aproximadamente U$S 300.000, lo que se significa un monto enorme para un “laburante” que ha dedicado toda su vida al trabajo. Por ese mismo motivo y porque, como cualquier “laburante”, “Fito” conoce de fracasos y sinsabores, no hay dudas de que pronto volverá a levantarse y recuperará fuerzas para seguir trabajando en lo que más ama y conoce: el campo. 

Credito: Impacto

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios