Sábado 25 de Mayo de 2024

Hoy es Sábado 25 de Mayo de 2024 y son las 23:54 -

ESPACIO INTA

14 de abril de 2024

Lavandas del Limay: una experiencia de producción agroecológica

El Grupo de Cultivos Intensivos del INTA Bariloche acompaña una experiencia productiva donde se propagan y cultivan lavandas. Se obtuvo una mejora del rendimiento de producción de flores en el cultivo, a partir del manejo del agua y la nutrición de las plantas, y además establecieron un invernadero donde se producen plantines de calidad que se comercializan a otras provincias.

La lavanda, cultivo en crecimiento en la Argentina, es una planta arbustiva, perenne, de única floración anual y forma parte del sector de aromáticas, algunas variedades también se utilizan como ornamentales. Hace cinco años el Grupo de Cultivos Intensivos del INTA Bariloche brinda apoyo técnico a una finca conocida como “Lavandas del Limay” en una experiencia de producción con tecnologías aplicadas a potenciar el cultivo de manera sustentable. 

Ariel Mazzoni –investigador del INTA Bariloche– detalló que “el acompañamiento del INTA se encuentra en el manejo de invernaderos y sustratos para propagación, adopción de riego por goteo automatizado, y la nutrición del cultivo. Además, durante el último año se incorporó un instrumento tecnológico datalogger con el cual pueden registrar la humedad y temperatura del suelo y ambiente para obtener datos importantes que aportan a la correcta utilización del agua de riego en el cultivo de lavanda”.  

Lavandas del Limay, un emprendimiento familiar a orillas del río Limay –predio de una hectárea ubicado en el paraje Villa Llanquín a 30 kilómetros de la ciudad de San Carlos de Bariloche, Rio Negro camino a Neuquén–. Allí propagan y cultivan lavandas como eje principal productivo. La experiencia cuenta con un modelo de negocio de producción y turismo, que con el aporte del INTA mejoró el rendimiento de producción de flores en el cultivo y se estableció un invernadero para producción de plantines de calidad que se comercializan a otras provincias. 

Mazzoni explicó que el valor agregado del cultivo se consigue a partir de las flores, “de allí se obtiene aceite esencial y la materia prima además se comercializa como flor seca. Se le da valor a partir del desarrollo de productos de cosmética, aromaterapia, infusiones, en alimentos, bebidas, entre otros”, y agregó, “para el INTA es muy satisfactorio acompañar a productores que apuestan a la innovación y diversificación productiva, y que en este caso han logrado mejorar su agronegocio con la adopción de tecnología de cultivo y agregado de valor en sus productos”. 

Cristian Signorelli, es uno de los dueños junto a Maximiliano Agüero Pellegrini de la finca, y señaló que ellos abordan el cultivo de manera agroecológica. “Lavandas de Limay es un parque agroecológico en donde producimos plantas, aceite esencial e hidrolatos, trabajamos con esta metodología para mantener toda la cadena de producción lo más natural posible”.  

“Esto significa que no utilizamos ningún tipo de pesticida que puedan dañar al ecosistema, utilizamos bioinsumos, más que nada porque varios de nuestros productos se consumen y por eso lo mantenemos lo más orgánico posible. Todo lo que aplicamos a la planta ya sea el fertilizante y abono es todo natural, para que, quienes consumen nuestros productos –aceites esenciales y las flores-, lo hagan de manera sana sabiendo que no tienen ningún químico. Esto se da tanto en el cultivo como en el proceso de producción y envasado, ya que no solo mantenemos este método para la materia prima, también en el proceso de obtención de los productos finales”, destacó el productor.  

Desde hace 10 años, la finca se propuso buscar una forma de vida más saludable, un espacio integral donde se realizan diversas actividades por el bienestar, la salud y la belleza. Revolucionaron el concepto de vida saludable y sostenible, desde su cultivo hasta el agregado de valor con la creación de productos como aceites esenciales, biocosméticos, jabones artesanales y sales de baño.  

“A partir del trabajo con el INTA empezamos a desarrollar no solamente el tema de la reproducción de plantas –los plantines–, sino también con respecto al cultivo, el manejo de fertilizantes y el riego. En particular mejoró bastante el tema de la producción de flores”, aseguró Signorelli. 

Una de las características que tienen en la región es que el clima y el suelo es muy seco, se encuentra en la estepa patagónica. Signorelli detalló que “al crecer en un suelo bastante árido, no tiene mucho compuesto orgánico, se necesita algún tipo de manejo en el suelo particular para mejorar su calidad y que tenga los suficientes nutrientes y humedad para tener una floración productiva”. 

“Las lavandas se pueden plantar en otoño, o en primavera y verano con riego. La cosecha es en verano, florecen una vez al año, y son utilizadas para extracción de aceites esenciales.” indicó el productor. 

En el caso de algunos lavandines o angustifolia, florecen una vez al año, en cuanto al manejo, cuando florece se poda y se obtienen los ramos, las flores, el aceite esencial y todos los productos de valor agregado. Hay variedades de lavandas que son plurianuales, tienen dos floraciones o un poco más. Otras variedades, que en general están más desarrolladas en Buenos Aires, y se llaman lavándula dentata, florecen todo el verano.  

En el marco del décimo aniversario de Lavandas del Limay, el INTA Bariloche reconoció por su compromiso con la producción, cuidado del medio ambiente y desarrollo de un modelo de turismo rural, debido a su producción orgánica, su interés en manejar el agua eficiente para riego e innovación en agroturismo. 

COMPARTIR:

Comentarios