Miércoles 21 de Abril de 2021

8 de mayo de 2020

Día de Nuestra Señora de Luján

Se la considera patrona de Argentina, Paraguay y Uruguay y de sus rutas, caminos y ferrocarril

Este 8 de mayo celebramos la Solemnidad de Nuestra Señora de Luján. En este año 2020, marcado por el Año Mariano por un lado y la pandemia por otro; queremos recordar que tenemos una madre que nos ama. Jesús nos la entregó desde la Cruz el viernes santo antes de su paso al Padre:“He aquí a tu Madre” (Jn 19, 27).

Ella acompaña desde entonces a toda la humanidad que la recibe, sobre todo en momentos difíciles. Ella sabe lo que es el dolor y el sufrimiento hoy. El mundo entero sufre por una pandemia que nos ha igualado a todos: ya no importa ni el dinero, ni el estatus social, ante el dolor y el miedo todos somos iguales y surgen en cada uno, los mismos sentimientos, Ella siempre está a nuestro lado como madre,a nosotros, nos corresponde levantar los ojos, descubrirla cercana ypedirle que nos ayude.

Bajo la advocación de nuestra Señora de Luján, hoyhacemos memoria de que quiso quedarse entre nosotros, en nuestro pueblo y en nuestra nación, renovamos nuestra fe y gratitud en Dios que eligió a María para darnos a Jesús y nuestra gratitud a María que quiso quedarse en nuestra Patria.

Recordamos una peregrinación que se realizó en el 2012 y en la homilía decía el Cardenal Jorge Bergoglio –actual papa Francisco: “Hoy terminamos esta peregrinación a la Casa de la Virgen y como hacemos en cada visita, nos quedamos en silencio ante su Imagen. La tenemos cerca, nos recibe en la entrada de su Casa, ahora rezamos y sentimos como late nuestro corazón porque estamos en la Casa de nuestra Madre, en la Casa de la fe de nuestra Patria. Porque aquí en Luján, a cada peregrino se lo recibe y se lo escucha. ¡Cuánto bien nos hace venir a Luján para aprender a ser buenos hijos, buenos hermanos, que se ocupan por el bien de los otros”! (7 de octubre de 2012).

La historia de la piedad cristiana enseña que María es el camino que nos lleva a Cristo y que la devoción de hijos dirigida a Ella no quita nada a la intimidad con Jesús; por el contrario, la desarrolla y la lleva a altísimos niveles de perfección. De esto nos habla Luján como los innumerables santuarios marianos esparcidos por el mundo. En cada lugar se da testimonio de las maravillas que realiza la gracia de María, Madre del Señor y madre nuestra.Que Ella desde Lujan siga protegiendo a nuestra patria y que nosotros, al acercarnos, atraídos por su ternura, nos encontremos unidos en la búsqueda de Jesús, Salvador y Señor de la vida.

Luján Casa de la fe. [email protected]

COMPARTIR:

Comentarios