Viernes 25 de Septiembre de 2020

  • 17.2º
  • Nublado

17.2°

El clima en Los Toldos

18 de agosto de 2019

¿Los “me gusta” se despiden de las redes sociales?

Para muchos es la mejor medida para evaluar su popularidad o el reconocimiento que tienen en
las redes. Para otros, directamente, se trata de una herramienta cuya dependencia puede causar
tanto la mayor de las felicidades como el vacío más desolador

Sea una cosa o la otra, o todas a la vez, lo cierto es que las redes sociales están estudiando por estos días eliminar de los perfiles públicos de sus usuarios los famosos “likes” o “me gusta” que supieron nacer con las propias redes y marcar una época.

El tema no es nuevo pero la presión que vienen recibiendo las plataformas parecería cada vez mayor, sobre todo para proteger a sus usuarios más jóvenes. Hace poco, por dar sólo un ejemplo, la Oficina del Comisionado de Información Británica recomendó a Instagram y Snapchat que desactivaran dicha función para que los usuarios no se sintieran tan presionados. 

De entrada, coinciden varios especialistas, podría resultar un cambio positivo. Una vez eliminada la “presión por el like”, razonan, es muy factible que deje de tener sentido el hábito de publicar “por los likes” y se pasaría así a publicar contenidos más auténticos y representativos.

“Es una medida que apunta al público joven pero creo que sería beneficiosa para la autoestima de los usuarios en general”, asegura Adriana Radubosky, especialista en nuevas tecnologías y para quien “está probado en diferentes estudios que los likes generan una especie de adicción que puede provocar desánimo y hasta depresión”.

Con la idea, como se dijo, de mitigar los efectos de esta herramienta capaz de generar proximidad y desamparo en dosis similares, tanto Instagram, Twitter y YouTube buscan formas de limitar su alcance.

Una de las medidas que están analizando es ocultar la información sobre la cantidad de “me gusta” que recibe cada fotografía, texto o video, número seguido casi obsesivamente por muchos usuarios pero que, con esta nueva modalidad, dejaría de ser pública y quedaría reservada sólo al propietario de la cuenta.

Los “me gusta”, se sabe, comenzaron como un modo de expresar “estoy de acuerdo”, pero el tiempo virtual fue pasando y esta herramienta se convirtió en una suerte de validación social que premia con un pulgar arriba y castiga con el silencio.

Un estudio realizado por la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD), Google y BBVA, reveló hace poco que el 90% de los adolescentes de entre 14 y 16 años tiene un perfil propio en una red social. Algo que usa para poder sentirse integrado a un grupo y que, de acuerdo a la opinión mayoritaria de esta franja etaria, convalida precisamente con este tipo de herramientas. En los últimos días, como se dijo, Instagram comenzó a probar una nueva función que oculta la cantidad de “me gusta” que tiene una publicación así como las veces que un video fue reproducido. Sólo el autor podrá tener este dato pero ya no quedará visible para su audiencia. El objetivo es desalentar la competencia (consciente o inconsciente) que se puede dar entre los usuarios y la ansiedad que puede generar en algunas personas ver que un posteo suyo no es tan popular como el de otros. “Queremos que sus amigos se centren en las fotos y los videos que compartes, no en la cantidad de ‘me gusta’ que reciben. Aún puedes ver tus propios likes tocando en la lista de personas a las que les ha gustado el post, pero tus amigos no podrán ver cuántos ‘me gusta’ has recibido en tu publicación”, se lee en un comunicado que publicó la red social.

Por ahora, esta función está disponible en Australia, Brasil, Canadá, Irlanda, Italia, Japón y Nueva Zelanda. Se trata, se aclaró, de una primera fase de prueba.

En sintonía con este replanteo lanzado por Instagram, Jack Dorsey, cofundador de Twitter, aseguró que si tuviese que reinventar la red social no daría tanta importancia al número de seguidores o de “likes” porque no son una “saludable contribución” a la plataforma. “Si tuviera que empezar el servicio de nuevo, probablemente no pondría tanto énfasis en el número de seguidores. No pondría tanto énfasis en el número de ‘likes’.

No creo ni siquiera que crearía el ‘like’ porque no aflora lo que creemos ahora que es lo más importante, la saludable contribución a la red”, opinó. Dorsey, que participó en la conferencia TED2019 que se celebró en Vancouver (Canadá), agregó que los cuatro indicadores cuantificables de la salud de la conversación son atención compartida, realidad compartida, receptividad y variedad de la perspectiva. “Nuestro propósito es servir a la conversación pública y hemos visto cómo con este tipo de herramientas ha sido atacada”, finalizó. 

 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios