11 de abril de 2019

Tu jefe puede ver los mensajes de WhatsApp en el PC que usas en el trabajo

En determinados casos tus mensajes pueden ser observados por la empresa y los descuidos pueden jugar una mala pasada

El uso de WhatsApp, Telegram y otras aplicaciones de mensajes se ha disparado. Son muchos los trabajadores que deben usar estos sistemas para su trabajo, pero muchas veces se utilizan para fines estrictamente personales. Con frecuencia los que trabajan con ordenadores en oficinas suelen usar WhatsApp para sus versiones de escritorio y para navegador. Pero hay que tener cuidado, pues la empresa en ciertos casos puede acceder a los datos del ordenador y los descuidos pueden revelar datos privados.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que usar WhatsApp desde el navegador del ordenador no es muy seguro. Aunque la app usa cifrado de extremo a extremo, si nuestro ordenador está monitorizado por un administrador de sistemas, algo que deberíamos saber, en ese caso los mensajes quedarán a la vista del programa con el que se monitoriza el ordenador.

 

Incluso aunque el ordenador no sea monitorizado, a efectos de preservar la privacidad es delicado usar WhatsApp en el navegador de un ordenador de empresa. Hay que tener en cuenta que los archivos que recibamos con WhatsApp en el navegador, o con la aplicación para Windows o Mac, se guardarán en el ordenador.

Si se nos olvida borrarlos y estamos usando un ordenador que pueden usar otras personas, o que un técnico tenga que revisar de vez en cuando, esos archivos quedarán a la vista. Además, no es difícil que se nos olvide cerrar la sesión de WhatsApp en el ordenador. Si lo enciende otra persona, por el motivo que sea, nuestra sesión permanecerá activa. Lo mismo sucede con la aplicación de escritorio

Todo esto por supuesto no sólo es aplicable en el caso de WhatsApp. Telegram o Facebook Messenger son otras populares aplicaciones de mensajería a las que podemos acceder desde el navegador del ordenador, o con aplicaciones para Windows y Mac. Es cierto que Telegram cuenta con una ventaja frente a WhastApp: almacena los archivos en la nube y estos no son descargados automáticamente en el ordenador. Pero por lo demás no hay diferencias.

Si usamos WhatsApp en el ordenador con un número de teléfono de empresa es desaconsejable mezclar en esa cuenta conversaciones personales con conversaciones personales. Si ese número de teléfono pertenece a la empresa en cualquier momento podrías dejar de tener acceso a él y a la cuenta de WhatsApp.

Y lo que sí es una idea nefasta es usar con fines personales una cuenta de WhatsApp que se ha creado con fines profesionales en WhatsApp Bussines, la plataforma profesional del sistema de mensajería. Si otra persona debe usar esa cuenta en el futuro, sería más que probable que tus conversaciones privadas queden expuestas. Pues a diferencia del correo electrónico sería imposible separar los mensajes profesionales de los personales.

Respecto a las cuestiones legales estas son muy similares a las que rigen de cara al uso del correo electrónico en una empresa. Recomendamos leer este artículo en el que se explican los argumentos legales que puede tener una empresa para acceder a los correos de sus trabajadores. Ya adelantamos que hay casos en los que sería legal acceder a los correos electrónicos o a mensajes de otro tipo, como los de WhatsApp u otras plataformas.

Más allá de cuestiones legales, si se acuerda con la empresa que no hay problemas por usar WhatsApp en el ordenador que usemos a diario y queremos mantener a raya nuestra privacidad, lo ideal sería usar la aplicación oficial de WhatsApp para ordenadores. Esta mejora la seguridad frente a la versión del navegador. Pero, importante, que no se nos olvide cerrar la sesión en la aplicación al terminar de trabajar con ella.

Pensemos que nuestras conversaciones pueden quedar expuestas no necesariamente porque alguien quiera espiarnos. También puede pasar que cometamos un descuido. Sería el caso de que nos dejemos el ordenador encendido y alguien al ir a apagarlo vea en pantalla nuestros mensajes. Eso puede provocar malentendidos que es mejor evitar.

Además, si nos ausentamos temporalmente de nuestro puesto de trabajo, quizá con prisas y descuidando apagar el monitor, no podemos pedirle a los que pasen al lado del ordenador que cierren los ojos. En definitiva, si deseamos preservar nuestra intimidad y queremos evitar conflictos, que insistimos pueden estar causados por un descuido, en realidad lo más sencillo sería dejar de usar WhatApp en el ordenador o usarlo sólo puntualmente.

COMPARTIR:

Comentarios