15 de octubre de 2018

Qué tener en cuenta antes de reformar la casa

La mayor parte de la gente cree que con saber a qué casa quiere que se parezca la propia es
suficiente. Pero, como decía Edison, “el genio es 1% de inspiración y un 99 % de transpiración”.
Lamentablemente, si al acometer una reforma sólo se tiene la inspiración, la transpiración vendrá
después, cuando se caigan en los errores cometidos

Hay una razón por la que es conveniente contar con un decorador, arquitecto o interiorista que guíen en el proceso, profesionales calificados que sepan trasladar al proyecto el estilo de las fotos que se eligieron, pero manteniendo criterios de funcionalidad y equilibrio. Es necesario también saber a qué profesional se necesita según qué cambios se desea hacer.

Si no se quiere pasar la vida encadenando cables y adaptadores, vale dedicarle unas cuantas sesiones a hablar con el electricista sobre cuántos puntos de luz se van a necesitar y dónde colocarlos estratégicamente. Se sabe que planificar en abstracto es complicado, pero merece la pena el esfuerzo. MUCHO AIRE Uno de los errores más frecuentes de los reformistas novatos es la falta de ventilación. Si se plantea un baño en suite para el dormitorio principal, lo ideal es que éste cuente con ventanas o un sistema propio de ventilación e insonorización.

ESPACIO DE GUARDADO IMAGINARSE VIVIENDO EN LA CASA QUE ESTAMOS IDEANDO ES MUY IMPORTANTE / 

Qué tener en cuenta antes de reformar la casa

Uno de las decisiones más desafortunadas que se puede tomar en una reforma es no haber aprovechado la construcción para hacer muebles a medida con almacenaje, para la cocina. Es una inversión, pero merece la pena.

EL LAVADERO

La Asociación Nacional de Constructores de Viviendas de Estados Unidos ha realizado una encuesta en la que han participado varios propietarios. Cuando les preguntaron cuál es su mayor arrepentimiento, más del 70% aseguró que echaron en falta una buena zona de lavado de ropa.

EQUILIBRIO

Todos quieren tener un baño bien iluminado que también proporcione mucha intimidad. Sin embargo, combinar luz y privacidad es complicado. Y uno de los asuntos en los que más se tiene que reflexionar cuando se plantee la reforma con tu interiorista. Un consejo que suelen dar constantemente los decoradores es la conveniencia de contratar a profesionales de la zona, aunque el arquitecto o interiorista sea de fuera. Si surgen imprevistos, como un suelo que se rompe, es mejor tener a mano al equipo que se encargó de ello.

LA LUZ

Cada vez es más habitual pensar en el proyecto lumínico a la vez que el arquitectónico. Las lámparas son protagonistas, por eso es aconsejable tener cierta idea de qué modelos van a ir en qué habitaciones (o mejor aún, tenerlas elegidas antes) para que se pueda distribuir el mobiliario en función de ellas.

A MEDIDA

Como las cifras de una reforma suelen ser casi astronómicas, es fácil caer en la tentación de querer ahorrar sin cuestionarnos a largo plazo. Por ejemplo, el carpintero pasa un presupuesto para un vestidor empotrado y declinamos, sin parar a reflexionar que una solución a medida no sólo solucionará varios problemas de almacenaje, sino que hará que la casa se revalorice si tenemos que ponerla en venta más adelante.

TEMPERATURA 

Qué tener en cuenta antes de reformar la casa

Muchos se arrepienten de no haber puesto calefacción en toda la casa, baño incluido. Es un pequeño incremento en el presupuesto general, que en el frío invierno nos parecerá el dinero mejor gastado.

MODA JUVENIL

Las tendencias del momento son divertidas y pueden ayudar a jugar, pero a la hora de elegir elementos fijos como armarios empotrados o suelos, siempre se debe optar por tonos neutros que no cansen y que resulten atemporales. Lamentablemente, las reformas son carísimas, mucho más de lo que pueda imaginar nadie que se haya enfrentado a una. Es mejor hacerse a la idea de esta verdad universal y no obsesionarte pretendiendo gastar menos de lo necesario. Los materiales buenos son caros, pero duran toda la vida. Se puede ahorrar pintando uno mismo las paredes o comprando muebles de segunda mano, pero lo ideal es no escatimar en cosas importantes.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios