Viernes 27 de Mayo de 2022

Hoy es Viernes 27 de Mayo de 2022 y son las 15:38 -

22 de septiembre de 2018

De qué se trata el poliamor, la clase de relación de la que habla casi todo el mundo

Comenzó como un chisme de la farándula pero se instaló enseguida en la mesa del debate general: luego de que la actriz Florencia Peña se viera obligada a salir a aclarar una supuesta infidelidad por parte de su pareja, Ramiro Ponce de León, y que aclara que con él tenían una relación “poliamorosa y abierta”, el término despertó curiosidad y llevó a la pregunta casi obligada: ¿de qué hablamos cuando hablamos de poliamor?

Para el sitio AmorLibre.org, dedicado a la divulgación del amor libre, se trata de “un neologismo que significa mantener más de una relación íntima, amorosa, que puede o no ser sexual y duradera de manera simultánea con varias personas, con el pleno consentimiento y conocimiento de todos los involucrados. Las personas que se consideran a sí mismas emocionalmente capaces de tales relaciones se definen a sí mismas como poliamorosas”.

Para la psicóloga y sexóloga María Pérez Conchillo, por su parte, los vínculos poliamorosos no son más que “relaciones consensuadas abiertas, en las que se entiende que se pueden querer y mantener relaciones emocionales, íntimas o sexuales de forma duradera con más de una persona y no tienen por qué ser necesariamente sexuales”.

 

Según la especialista, se trata de alguna forma de “un amor más socializado donde todo esto es aceptado por la pareja y no hay engaño. Hay unos contratos muy claros de integrar a la otra persona y compartir, y de hacerlo con consentimiento y sinceridad”.

Si la monogamia impuso de algún modo la transgresión o “infidelidad”, para los poliamorosos el acuerdo básico es la libertad, si bien cada acuerdo suele tener sus códigos propios y bien marcados. “El límite es el compromiso emocional”, define la sexóloga Susana Machado García, para quien “lo que antes llamábamos relaciones abiertas ahora le decimos poliamorosas, pero el poli supone una variedad que hace, a mi criterio, que el concepto oficie como algo vacío y un tanto superficial”.

EN PRIMERA PERSONA

Celos, posesión, exclusividad en las relaciones o estar pendiente de lo que hace el otro son prácticas asociadas a las parejas monogámicas que, a la luz de los nuevos tiempos, las parejas -sobre todo las sub 40- parecen poner en cuestionamiento al entablar “relaciones abiertas” o practicar el “amor libre”.

Algunos de los que eligen formar parejas libres o abiertas definen ese amor como un hecho político y libertario, acaso más honesto, y una forma de “trascender” los conceptos patriarcales de pareja y familia que aprendieron en los relatos infantiles y la escuela.

COMPARTIR:

Comentarios