COLUMNA DE INTERES

16 de septiembre de 2017

"Los años de experiencia no bastan para hacerme buen conductor"

Acelerar, frenar y cambiar las velocidades de un vehiculo no te hace un buen conductor. Tampoco las “acrobacias” que puedas hacer detrás del volante ni los años de experiencia que lleves conduciendo. Un conductor preventivo es aquel que evita al máximo los riesgos que lo ponen en peligro a él mismo, a los pasajeros del vehículo y a quienes comparten su espacio en la vía, y está consciente de que la conducción es una actividad peligrosa que merece toda su atención y cuidado.


COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios