Martes 26 de Mayo de 2020

  • 18.4º
  • Soleado

18.4°

El clima en Los Toldos

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

6 de julio de 2017

“El bombardeo”, el nuevo método narco para escapar de los controles

Anticuado parece haber quedado el método de tráfico de grandes cantidades de drogas se hace con un traspaso personal. Ahora el método es el del “bombardeo”: los aviones que transportan la carga no bajan nunca, van con GPS, tiran la droga e inmediatamente va alguien a buscarla.

Así lo aseguró ayer la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, luego del decomiso de más de 1.800 kilos de cocaína que fue lanzada desde una avioneta en Santiago del Estero, utilizando un dispositivo geolocalizador para facilitar a los narcos su ubicación en tierra.

El valor de esa enorme cantidad de la sustancia equivale a “unos 45 millones de dólares”, según estimaciones de la funcionaria, que sostuvo que este “fue el operativo más grande de cocaína en la provincia”.

El procedimiento fue realizado el martes en la ciudad de Pirpinto, del departamento santiagueño de Copo, donde Gendarmería Nacional secuestró 53 paquetes de cocaína de 90 kilos cada uno, por un peso total de 1.838,895 kilos.

La ministra relató que la droga iba a ser recogida por dos hombres -ahora detenidos- que conducían una camioneta Toyota Hilux blanca, la cual “fue seguida por un helicóptero y rodeada por los gendarmes, que hacía varios días que estaban esperando la llegada de la avioneta”.

“La avioneta transportaba 300 kilos de cocaína, y en una especie de casita que quedaba cerca estaba el resto, que sumó casi dos toneladas”, añadió respecto al segundo hallazgo de los gendarmes tras interceptar el cargamento.

Bullrich remarcó que en el último tiempo su gestión “ha detectado y terminado con muchos operativos, secuestrando avionetas o droga tirada por avionetas, como en San Antonio de Areco -con 450 kilos de marihuana- o en las cercanías de la ciudad de Paraná -con 317 kilos de marihuana-”.

“Este tema de los aviones lo estamos encarando de una manera muy seria y profesional”, agregó.

Por su parte, el secretario de Fronteras, Luis Green, explicó que el procedimiento derivó de un trabajo de inteligencia criminal que se inició cuando en los radares del Centro de Operaciones Aeroespacial de la Fuerza Aérea, dependiente del Ministerio de Defensa, se detectó el vuelo irregular de la avioneta.

“La seguridad de fronteras cuenta con analistas que nos permitieron detectar las zonas de operaciones dentro de Santiago del Estero, que están en un hueco entre los dos radares del departamento de Copo, y hacer un cálculo probabilístico de protocolo” y luego “los gendarmes obtuvieron las coordenadas de hacia dónde se dirige el avión”, detalló.

En la misma línea, Gerardo Otero, jefe de Gernadermería, añadió que “el protocolo no tarda más de tres minutos en ponerse en vigencia” y que en este caso “se puso en el aire un bloque de asalto, un grupo especializado de reconocimiento en búsqueda de la aeronave”.

“El punto de partida de la aeronave fue en Paraguay, y tuvo un desplazamiento de 266 kilómetros hasta el punto de bombardeo, unos 50 minutos de vuelo, lo cual nos dio un tiempo importante para llevar adelante la operación”, dijo.

“El trabajo no concluyó, hay una línea investigativa que sigue y estamos rastrillando para ver si la aeronave salió o si, por algunos indicios que tenemos, todavía se encuentra en territorio nacional y podemos dar con ella”, concluyó.

En tanto, el juez federal santiagueño a cargo de la causa, Guillermo Molinari, dijo a la prensa que ya cuentan con la matrícula de la aeronave, que todo indica que la droga procedía de Paraguay, y que esta mañana fueron fueron trasladados a la capital tanto la sustancia secuestrada como los dos detenidos en el operativo.

Los dos detenidos serán alojados en dependencia de la delegación local de la Policía Federal Argentina (PFA) y hoy serán indagados en el Juzgado Federal de Santiago del Estero.

Detrás de el fallido tráfico de drogas, según se sospecha, podría estar el presunto jefe narco boliviano Delfín Castedo (51), detenido el año pasado en la localidad bonaerense de Parque Leloir y actualmente preso en Salta.

Los paquetes tenían impresos, en algunos casos, un águila blanca y negra volando, y en otros una sirena de mar. Fuentes judiciales explicaron que similares figuras fueron encontradas en anteriores cargamentos de cocaína en el norte del país, cercanos a la frontera con Bolivia.

Los impresos surgieron a partir de que grupos narcos decidieron marcar sus cargamentos, como sellos identificatorios, tanto de calidad como de su procedencia.

COMPARTIR:

Comentarios