Viernes 26 de Febrero de 2021

27.9°

El clima en Los Toldos

30 de abril de 2017

Francisco llamó a la paz y reconciliación en Venezuela

El Papa expresó su dolor por la crisis que atraviesa el país caribeño y pidió que se respeten los derechos humanos. Instó al gobierno y a la sociedad a que busquen una solución negociada.

El papa Francisco pidió hoy "respetar los derechos humanos" con "paz y reconciliación" en Venezuela, a la vez que expresó su "dolor" por las "dramáticas noticias" sobre el país caribeño, donde enfrentamientos entre el gobierno y la oposición dejaron en las últimas semanas más de 30 muertos.

"No dejan de llegar dramáticas noticias sobre la situación en Venezuela y los enfrentamientos que se agravan, con numerosos muertos, heridos y detenidos", lamentó hoy el Pontífice al recitar en la Plaza San Pedro el Regina Coeli, la oración que por 50 días sustituye al tradicional Ángelus luego de Pascua.

"Mientras me uno al dolor de las familias de las víctimas, para las que aseguro oración, dirijo un apremiante llamamiento al gobierno y a todos los componentes de la sociedad venezolana para que se evite toda forma ulterior de violencia, se respeten los derechos humanos y se busquen soluciones negociadas a la grave crisis humanitaria, social, política y económica que está afectando a la población", agregó el Obispo de Roma.

El llamado de Francisco se da luego de que este sábado, en el vuelo de regreso de una gira de dos días por Egipto reconociera su disposición a involucrarse como "facilitador del diálogo" en el proceso venezolano pero "con condiciones claras".

"Encomendemos a la Santísima Virgen María la intención de la paz, la reconciliación y la democracia en ese querido país", finalizó Jorge Bergoglio, en una plaza con más de 100.000 personas por el 150 aniversario de la Acción Católica italiana.

El llamado de este domingo de Francisco se da luego de que ayer admitiera que la primera etapa de la intervención vaticana en el país sudamericano "no resultó", aunque aseguró que "se está hablando" de una nueva oportunidad para la diplomacia de la Santa Sede.

COMPARTIR:

Comentarios