Viernes 7 de Agosto de 2020

  • Parcialmente nublado

El clima en Los Toldos

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

12 de enero de 2017

Francisco se enojó con los que cobran las entradas para las audiencias generales

El papa Francisco criticó hoy a los "delincuentes" que quieren cobrar por las entradas para las audiencias generales de los miércoles y reafirmó que el encuentro semanal "es gratuito".

"Voy a decir algo que no quisiera decir. En los billetes de las audiencias está escrito en seis idiomas que es del todo gratuito. Para entrar en la audiencia, sea en el Aula o en la Plaza, no se debe pagar, es una visita gratuita que se hace para hablar con el Papa, el obispo de Roma", agregó el Sumo Pontífice visiblemente molesto en el encuentro de hoy, que por las bajas temperaturas se hizo, como todo enero, en el Aula Paulo VI del Vaticano.

"Supe que hay astutos que hacen pagar el billete. Si alguno les dice que para ir a la audiencia se necesita pagar, los están estafando, estén atentos. Esto es gratuito. Aquí se viene sin pagar porque esta es casa de todos. Quien hace pagar es un delincuente", agregó Francisco.

En tanto, en su homilía de hoy en el marco de la audiencia general, Francisco afirmó que "el hombre, al buscar seguridades tangibles y concretas, cae en la tentación de las consolaciones efímeras, como dinero, alianza con los potentes, mundanidad, falsas ideologías, que parecen colmar el vacío de soledad y mitigan el cansancio de creer".

"El hombre experimenta la fragilidad de la confianza y siente la necesidad de certezas diversas, de seguridades tangibles, concretas", agregó. "No compremos falsas esperanzas", pidió Francisco durante el encuentro con los fieles en el Aula Paulo VI del Vaticano al recordar la película de Vittorio de Sica "Milagro en Milán".

En ese marco y tras afirmar que las escrituras recuerdan "la realidad efímera de estos ídolos", el Papa aseguró que "las ideologías, con su pretensión de absoluto, las riquezas, el poder y el éxito, con su ilusión de eternidad y de omnipotencia, valores como la belleza física y la salud, cuando se vuelven ídolos a los que sacrificar todo, son realidades que confunden la mente y el corazón, y en vez de favorecer la vida conducen a la muerte".

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios