Martes 11 de Agosto de 2020

  • 9.9º
  • Soleado

9.9°

El clima en Los Toldos

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

8 de enero de 2017

Ahora en la vecina ciudad de 9 de Julio, aumentan las consultas médicas ante la presencia del mosquito barigüí.

En algunos barrios de la ciudad de Nueve de Julio, la presencia del mosquito barigüí desplazó al calor climático como tema de conversación en cualquier charla cotidiana.
A Los Toldos, llegaran de un momento a otro?

Su picadura se ha ido reflejando en el aumento de las consultas médicas, incluida la guarda del Hospital Interzonal “Julio de Vedia” mientras que otros se asisten con dermatólogos o profesionales de confianza.<br />
La picadura en las personas se exterioriza en alergias, reacción irritativa, molestia y dolor.

Las prevenciones que pueden llegar a tomarse parecen que no son garantías de frenar su proliferación, ya que los huevos del barigüí pueden vivir años en estado latente. Las últimas lluvias han contribuido también a la propagación de estos insectos que molestan en cualquier tipo de actividad al aire libre.

Se suma que en muchos lugares, incluidos algunos paseos públicos el césped no se ha cortado en tiempo y forma. Ni hablar de veredas de los vecinos. Todas las cuadras, salvo excepciones, no presentan el pasto cortado y algunas ya lucen pastizales. Allí es donde se guarecen del sol y pueden vivir  hasta 40 días. Un césped o pasto bien cortito no permite su supervivencia ya que el sol las mata en forma rápida. Ello ayudaría a las fumigaciones que se han hecho antes de fin de año.

El ciclo biológico es el siguiente: la mosquita pone el huevo en el agua, se forma la larva con los nueve estadios hasta la adultez, el macho vive a la costa del agua y fecunda a la hembra, que necesita sangre humana o animal para terminar con su generación. No tiene un poder de vuelo muy importante, de más de 300 ó 400 metros, y debe volver a orillas del río a poner sus huevos. Interrumpiendo algunos de los pasos de supervivencia se eliminan rápidamente.

Desde salud pública se insiste en el descacharreo, es decir eliminar agua de todos los recipientes que están en los patios de las casas. No obstante, el viento contribuye a desplazar al barigüí de la periferia al centro cuando algunos espejos de agua fomentan su dispersión.

Que cada vecino corte bien el césped de su frente y terreno; y elimine el agua de los recipientes, es un buen comienzo de prevención y de no proliferación, es en lo que se hace mucho hincapie en la vecina de 9 de Julio.

COMPARTIR:

Comentarios