Por Florencia Bombini 

fbombini@cronica.com.ar 

 

Impulsado por la historia de Ernestito, un joven de 14 años que padece parálisis cerebral desde que nació, Diego Blas decidió combinar sus conocimientos de ingeniería industrial con el deseo de ayudar a esta familia e ideó una bicicleta de rehabilitación para chicos con distintos tipos de discapacidad.

 Diego tiene apenas 28 años, vive en Tucumán, en marzo de 2015 se recibió de ingeniero y eligió como proyecto final de la carrera la creación de esta herramienta de rehabilitación que tuvo una excelente repercusión en menos de 22 meses.

La primera bicicleta que produjo fue el regalo para Ernestito, cuya relación comienza cuando los padres le solicitan el armado de una rampa para subir la silla de ruedas a su vehículo. “Los conocí por este invento que hice, me atrapó mucho la forma de vida y la calidad humana que tiene esta familia. Tienen un montón de valores que son admirables. Son un ejemplo”, comentó Diego en diálogo con “Crónica” respecto de su relación con Ernestito, quien justamente fue la inspiración del nombre con el que se patentaría posteriormente la bicicleta: Ernibike.

“Es una mezcla de todo lo que a mí me gusta y de las necesidades que tienen ellos”, definió el joven.

¿En qué consiste?

Es un vehículo diseñado para dos personas. “La bicicleta avanza impulsada por los pedales de atrás y cuando esto ocurre, los pedales de adelante se mueven solos junto con las piernas de los chicos, que es lo que les hace bien”, explicó el joven tucumano.

Además, agregó: “Se desacopla la parte de atrás y se hace una silla postural, por lo que soluciona en parte los problemas de transporte, considerando que muchas veces los taxis no paran por las sillas y el colectivo es un gran problema para estas familias. Entonces, se puede pedalear hasta el destino, estacionarla en el lugar de bicicletas y usarla como silla postural”.

De todas maneras, para alcanzar el funcionamiento de este producto, Diego Blas consultó médicos de distintas especialidades, desde terapeutas ocupacionales hasta traumatólogos y cardiólogos. Igualmente, el uso de la bicicleta para chicos discapacitados, recomiendan los profesionales, siempre debe estar acompañado de un equipo de rehabilitación.

Repercusiones

Apenas la familia de Ernestito publicó la bicicleta en Facebook en forma de agradecimiento, explicó Diego, “se viralizó y empezaron a llegar muchísimos pedidos de varios países”. De todas maneras, exportar esta herramienta de rehabilitación es un proyecto de Blas y su equipo de trabajo en un futuro.

“Estamos averiguando cuál es la mejor manera de hacerlo porque queremos mantener esta línea económica”, detalló el tucumano. La bicicleta, que se realiza a medida y puede regularse de acuerdo con el crecimiento del chico, actualmente tiene un valor que representa un tercio del costo de una silla postural.