Sábado 11 de Julio de 2020

  • 4.4º
  • Mayormente soleado

4.4°

El clima en Los Toldos

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

22 de diciembre de 2016

Ordenan liberar a la mujer boliviana que estuvo presa un año sin entender el idioma

Es quechua-parlante y estaba condenada por el asesinato de su marido desde 2014. La orden fue dada por el TOC 1 de Quilmes. La Comisión por la Memoria celebró el fallo y aseguró que se trató de una "condena discriminadora".

Reina Maraz Bejarano, la mujer boliviana que fue condenada a prisión perpetua en 2014 por el asesinato de su marido y estuvo presa un año sin entender el idioma, recibió la noticia de que el mismo Tribunal que la condenó, ordenó dejarla en libertad.

La orden fue dictada por el TOC 1 de Quilmes y ahora, mientras se espera la decisión de la sala VI del Tribunal de Casación Penal, ante la cual el defensor oficial ha pedido un cambio de carátula que podría modificar la situación de Reina y dejarla efectivamente en libertad. Maraz Bejarano es boliviana, quechua parlante y pasó más de un año encerrada sin comprender cabalmente el proceso penal por el cual estaba detenida.

En 2014, Maraz Bejarano fue sentenciada a cadena perpetua por el Tribunal Oral Nro.1 de Quilmes, que la encontró culpable del asesinato de su marido Límber Santos, ocurrido en noviembre de 2010. La mujer contó con el acompañamiento de la Comisión Provincial por la Memoria (CPM), que preside el Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, que promovió el pedido para que sea escuchada, "garantizando la mayor amplitud probatoria que permitiera impartir justicia".

Durante el proceso, se consiguió una orden de la Suprema Corte para que se le asigne una intérprete de lenguas originarias para que ella pudiera comunicarse con mayor fluidez y comprender con claridad el proceso judicial al que debía someterse. Para la CPM, el caso "ha visibilizado la situación de extrema vulnerabilidad en tanto víctima de las múltiples violencias que promueve y sostiene el sistema judicial".

"Reina es mujer, pobre, migrante, indígena, y víctima de situaciones de violencia género, algo que la justicia en primera instancia no quiso ver ni oir. Si lo hubiera hecho Reina no habría padecido todos los sufrimientos de los que fue víctima durante estos seis años", destacó el organismo de defensa de los Derechos Humanos, que celebró la libertad y pidió que "pronto Casación se expida en un sentido favorable para que puedan comenzar a repararse los daños producidos por una condena injusta, arbitraria y discriminadora del mismo tribunal que hoy la libera".

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios