9 de diciembre de 2016

Lo detuvieron mientras se operaba a sí mismo el pene

El médico Carlos Arzuza, de Tupungato, se estaba injertando piel para combatir una enfermedad infecciosa letal. Fue internado en el hospital donde permanece detenido. Está acusado de mala praxis.

El médico Carlos Arzuza, de 48 años, fue detenido en su domicilio de Guaymallén, cuando se practicaba a sí mismo una operación sobre su pene.

El hombre está acusado de mala praxis y se lo investiga por la muerte de una paciente que atendió en su clínica particular.

Si bien en un primer momento se pensó que el hombre se practicaba un alargamiento de pene, en el hospital donde se lo atiende y permanece detenido informaron que en realidad se estaba injertando piel para eliminar las cicatrices que tenía en el miembro producto de una gangrena.

El especialista sufrió Gangrena de Fournier, una enfermedad infecciosa caracterizada por una fascitis necrotizante de evolución fulminante que afecta a la región perineal, genital o perianal.

Eduardo Domínguez, director de hospital Las Hereas, de Tupungato, donde trabajaba Arzuza, dijo que fue cesanteado hace 3 meses por "reiteradas faltas".

"En 2013 la razón de la cesantía fue por una situación que tuvo en su consultorio privado cuando estaba con parte enfermo en el hospital", aseguró.

La asistente del médico, una mujer de nacionalidad rumana identificada como Laura Dutta, que estaba con él al momento de ser detenido, fue trasladada a la Comisaría Tercera de Ciudad y quedó a disposición de la Justicia.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios