Lunes 25 de Enero de 2021

36.6°

El clima en Los Toldos

19 de agosto de 2016

Espacio cedido por éste sitio, a la Oficina de educación vial y concientización en tránsito de la Estación Comunal de Gral. Viamonte

El título de la columna de hoy es: “ VIEJO, MI QUERIDO VIEJO, AHORA YA CAMINAS LENTO”. Quién no recuerda esa canción maravillosa de Piero, “MI QUERIDO VIEJO”. Hoy vamos a hablar un poco de ellos: nuestros viejos

Muchos de ellos que aún no se han dado cuenta que Los Toldos a crecido. Que no es ese pueblo tranquilo, con pocos autos y motos. Ahora el tránsito ha cambiando. Pero lamentablemente muchos siguen enfrascados en ese hermoso recuerdo del pueblo tranquilo. Esa situación ha provocado la pérdida de algunos de ellos a causa de siniestros viales en nuestro medio. Siempre, en las “charlas”, doy el ejemplo del “Encuentro fatal”. Por un lado el abuelo que se  levantó a las seis de la mañana. Sale caminando tranquilo, por la calle, rememorando el viejo Los Toldos, y al cruzar en diagonal hacia la vereda de enfrente, donde está la panadería, encuentra la muerte a causa de un joven alcoholizado manejando su auto. El abuelo, un poco confiado, al “caminar lento”, reaccionó, pero su cuerpo no lo pudo acompañar. Trágico verdad. En estos últimos años, lamentablemente, la ciudad ha sufrido la muerte de algún que otro abuelo.

Queridísimos y respetados abuelitos, a ustedes les hablo: traten de vivir estos dulces años de la tercera edad, teniendo conciencia, que sus vidas corren riesgo si siguen caminando por la calle, cruzando por cualquier lado, conduciendo sus bicicletas en contramano, como si la calle aún tuviera doble sentido de circulación como antaño. Piensen que si les pasa algo muchos vamos a sufrir. Nos vamos a perder de su sabiduría, sus consejos, su cariño, tan necesario para nosotros. Toda una vida de sacrificio, lucha, no se puede tirar por la borda de esa manera. Y otro tema: algunos de ustedes, a veces,  andan muy despacio conduciendo sus autos por la ciudad o la ruta. Muchas veces a menos de la velocidad permitida. Recuerden que está comprobado que tanto el exceso de velocidad en los autos, como menos de la mínima es peligroso. El ir muy despacio, menos de la velocidad mínima permitida, también puede provocar un siniestro vial.

Nadie pone en tela de juicio, que si están aptos para la conducción no hay edad límite para dejar de conducir sus vehículos. Pero nosotros sabemos de nuestras limitaciones y hay un momento en la vida que, si no nos sentimos en condiciones, alguien nos tendrá que ayudar en la conducción de nuestros vehículos. Lo vuelvo a repetir, ustedes son uno de los tesoros más valiosos para nuestra sociedad y los queremos ver disfrutando de esta vida, felices y acompañándonos a nosotros, que necesitamos muchísimo, muchísimo de ustedes. HASTA LA PROXIMA.     

 

COMPARTIR:

Comentarios