Lunes 28 de Septiembre de 2020

  • 14.3º
  • Soleado

14.3°

El clima en Los Toldos

30 de mayo de 2016

"Mamá, me hice pis en la cama": ¿trastorno hereditario?

Los pediatras definen como enuresis a la micción nocturna. Una encuesta reveló que las "pérdidas" resultan más frecuentes en los varones

La crianza es -junto con la dirección técnica de fútbol- uno de esos temas de los que todos se animan a opinar, sean o no padres, claro.Cualquiera se siente con facultades para arriesgar si es tarde o temprano para que un niño tome mamadera, juzgar si un pequeño ya está listo para dejar los pañales o polemizar sobre el grado de "madurez" por si continúa o no haciéndose pis en la cama.Una encuesta online y anónima realizada por la asociación Pis en la cama entre 100 padres argentinos reveló que el 51% tenía hijos con enuresis (51% eran nenas y 49% eran varones). El trabajo tuvo como objetivo conocer las dificultades con las que se encuentran a diario las familias con menores que sufren este mal y dar continuidad así al objetivo de educar y concientizar sobre el tema a la población.Según informa el Ministerio de Salud de la Nación, el 15% del total de la población de entre cinco y seis años lo vive casi a diario."Nadie tiene la culpa de mojar la cama. Se trata de un trastorno médico frecuente que puede y debe tratarse", destacó la médica uróloga infantil Edurne Ormaechea (MN 97666), a cargo del Centro de Incontinencia Urinaria y Fecal infantil (CIUFI) del Hospital Italiano.Del total de los encuestados sólo el 17% de los padres aseguró no hacer nada frente a este problema, mientras que el 71% había decidido consultar con un médico. Por lo general los padres no buscan ayuda especializada inmediata porque tienden a minimizarlo creyendo que es un comportamiento emocional y que pronto se solucionará."Por año se creyó que los chicos que se orinan no logran despertarse cuando tienen ganas de hacerlo ya que atraviesan un sueño demasiado profundo. Aunque recientes investigaciones indican que ese momento REM es de mala calidad, con vigilias incompletas, lo que quiere decir que se despabilan parcialmente -explicó la especialista-. También parece que presentan movimientos periódicos de las extremidades, hecho que podría indicar un intento de querer romper el descanso".La enuresis nocturna primaria parece ser más común en los chicos que en las chicas. De los padres encuestados, el 88% indicó que su hijo/a moja la cama. El 45% tenían entre 9 y 12 años, el 19% más de 13 años, siguiéndole el 16%, de 7 y 8 años y por último, el 12%, seis.Los resultados de la encuesta indicaron que del total de los chicos que se hacían pis en el lecho, el 17% lo hacía cada noche; el 14%, 5 días de 7; el 12% una vez a la semana, mientras que el 10%, 4 noches.También se declaró que el 57% de los jóvenes con esta alteración, lo hacía sólo una vez durante la noche, mientras que el 31% restante, dos veces o más.Al ser una investigación online y anónima algunos padres se animaron a comentar:- "No puedo despertarlo a la noche para que vaya al baño, creo que por eso se orina. La pediatra nos dijo que ya se le va a pasar, que es un tema de madurez, pero ya entró a primer grado(...)", indicó una mamá.- "Mi esposa tuvo el mismo problema y se lo contó a mi hijo, quizá eso haya hecho que a él le pase lo mismo y ella se siente responsable, aunque yo le digo que no debe tener relación", comentó un papá."Estudios internacionales aseguran que sería un trastorno hereditario. Yo lo veo en el consultorio. Llevo más de 15 años especializada en el tema y claro está, no todos son iguales, pero la casuística me permite inferir que en el 70% de los casos, existe al menos, otro miembro de la familia que mojó la cama. Si una mamá tuvo estos problemas en su crecimiento existe un riesgo siete veces mayor de que uno de sus niños también lo padezca. Los investigadores siguen en la actualidad trabajando en el tema pero aún no se detectó ningún gen específico que la cause", comentó Ormaechea.En cuanto a lo que más le preocupa a estos padres se observó: no saber qué hacer con el tema (46%), les cuesta comprender por qué sucede (40%), sienten vergüenza (36%), se entristecen porque su retoño no pueda ir a dormir a una casa ajena (34%), que no asista a campamentos y que sienten rubor por lo que le pasa (17%), es un tema del que no conversan (5%) y no pueden hablar sobre el tema (3%).Al indagar sobre cómo se sienten los menores frente al tema, los resultados afirmaron: incómodo (42%), frustrado (36%), avergonzado (26%), culpable y responsable (9%), incomprendido (7%), aislado (3%), mientras que el 11% no respondió.La mayoría de los niños de 5 años o más con micción accidental suelen no padecer ningún trastorno, ya sea del sistema nervioso que controla la función de la vejiga o del urinario. Sin embargo, resulta indispensable que los adultos consulten con el pediatra para que analice si las "pérdidas nocturnas" son el único problema o si existen desórdenes asociados que requieran ser estudiados como una "vejiga hiperactiva", que genera una necesidad frecuente de ganas de orinar y que, en caso de necesidad, lo derive al urólogo infantil.Según los resultados de la encuesta solo el 71% de los padres de niños enuréticos consultó al médico. El 60% lo hizo con el pediatra, el 38% con el psicólogo, el 36% con el urólogo infantil y los demás no respondieron. De esta manera, recae sobre el niño la responsabilidad de resolverlo, desconociendo qué se trata de una enfermedad."Es justamente la falta de conocimiento sobre el tema lo que origina que los padres no consulten con un profesional. Casi un tercio demora en hacer una consulta, normalmente hasta que el niño moja la cama por lo menos cinco veces a la semana", indicó Ormaechea.La micción nocturna es involuntaria e inconsciente y ocurre durante el sueño en niños mayores de 5 añosLa secundaria, en cambio, se produce cuando el menor dejó de mojar la cama por un tiempo y luego vuelve a hacerlo.Los urólogos consideran necesario que se produzcan dos o más episodios de escapes al mes para comenzar a hablar de enuresis. De acuerdo al trabajo, se indica que sólo entre el 10% y el 12% moja la cama entre una y tres veces al mes.Del total de los padres que consultan al médico, el 51% inició un tratamiento y el 39%, no."Existe medicación que permite tratar el síntoma y que tiene muy buenos resultados, la desmopresina, utilizada de manera oportuna y consistente puede controlarla, permitiendo el desarrollo normal de la infancia", finalizó Ormaechea.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios