Miércoles 30 de Septiembre de 2020

  • 13º
  • Despejado

13°

El clima en Los Toldos

9 de mayo de 2016

Puerto Rico: un fenómeno de encuentro entre culturas

Una tierra encantadora que encierra una rica historia de lucha en un paraíso extraordinario

Puerto Rico es un fenómeno extraño casi único en el mundo. Se trata de un Estado Libre Asociado; un territorio que pertenece a la soberanía estadounidense pero que goza de un status de autonomía especial, mayor que el de los otros 50 Estados de la Unión, pero –naturalmente- menor que el de un país independiente. En este lugar maridan pacíficamente dos culturas occidentales que a menudo han chocado intelectualmente por representar concepciones de la vida diferentes y otras en que se han enfrentado de hecho, con la fuerza de las armas, por la supremacía territorial.Los puertorriqueños son ciudadanos de los Estados Unidos: votan en las primarias presidenciales, tienen un representante en el Congreso en Washington y eligen un gobernador local. Hace tres años Puerto Rico presentó formalmente ante el Congreso un pedido de incorporación como estado pleno de la Unión, el número 51, luego de que una mayoría del 62% optara por esa alternativa en un referéndum nacional.El Puerto Rico moderno es en gran medida un producto de choques.shutterstock_111528623.jpg El Puerto Rico moderno es en gran medida un producto de choques. ShutterstockEl Viejo San JuanEl gran testigo de aquel pasado colonial y español, sin dudas, es el Viejo San Juan. Esta parte de la ciudad se sitúa en el extremo este de la pequeña isla en la que se levanta la capital. El lugar está lleno de historia, pero también de tiendas para hacer compras y restaurantes para comer alguna comida típica. Está muy bien iluminada de noche y con seguridad. La calle Fortaleza es la que resume los lugares más resonantes. Aquí hay mucha gente, tanto locales como turistas y un gran ambiente para pasarla bien. Es pintoresca, llena de colores, de música, y buena energía, tanto del lugar como de su gente.Es un excelente lugar para caminar, entrar a los diversos comercios que venden artesanías locales muy lindas y también para comer en alguno de los varios restaurantes. El Viejo San Juan tiene mucho de romántico, lleno de matices culturales, donde se ven unos incomparables atardeceres, en consonancia con un derredor tranquilo y agradable. Sus calles empedradas rememoran la nostalgia de un pasado que convive con la modernidad y el futuro.De noche el Viejo San Juan se transforma en una fiesta, con gente divirtiéndose, con música que invade cada rincón, con sus calles en subidas y bajadas, con perfumes que mezclan los sabores de una gastronomía de primera. Las murallas nos hacen volver a la época en que la isla debía defenderse de los ataques enemigos. Sus valles empedrados y angostos nos muestran reliquias como la Iglesia San José, el Barrachina -donde algunos dicen que se inventó realmente la piña colada, en rivalidad con quienes aseguran que fue en el bar del Caribe Hilton- el Hotel el Convento y otros tantos mojones que la historia marcó en esta particular isla elegida de la naturaleza.shutterstock_301783289.jpg Es una tierra encantadora que encierra una rica historia de lucha en un paraíso extraordinario. ShutterstockEl Viejo San Juan corona por el oriente con el Castillo San Felipe del Morro. Tan antiguo casi como el propio Descubrimiento, el fuerte ya estaba en la cabeza de sus diseñadores allá por el año 1540, más concretamente en la de Pedro de Salazar, de gran confianza para Felipe II, que respondía así a la petición de un pueblo sanjuanero que estaba un poco harto de tanto ataque pirata y extranjero. Es una de las mejores piezas históricas de Puerto Rico. Está muy bien conservado, con guías que comentan la historia del castillo, haciéndolo muy interesante para grandes y chicos. Es para el disfrute de toda la familia. Aquí se pueden disparar fotos inolvidables, con vistas únicas e irrepetibles de la ciudad de San Juan.Playas y selvas tropicalesLos bosques estatales de Toro Negro y de Toro Verde, el Parque Nacional El Yunque y el Carabali Rainforest Park ofrecen todo lo necesario para encontrarse con la naturaleza y la aventura. Hay tours muy bien organizados que cubren estas maravillas de la selva caribeña.Una de las mejores playas del mundo es Flamenco, con arena y mar únicos. Este lugar es Ideal para pasar el día en familia. La arena es blanca como la sal. El mar cambia de tonos turquesas a azules profundos. Los morros le dan un marco único, sin dudas un verdadero paraíso. Aquí se llega por ferry o en una avioneta que sale de Ceiba para 8 personas que cuesta U$S 80 ida y vuelta y tarda solo 15 minutos. Pero el lugar vale la pena. Desde el aeropuerto de Culebra hasta Flamenco se puede ir en taxi.shutterstock_171180110.jpg La gran vidriera del Puerto Rico moderno es Condado Beach, a quienes muchos llaman la Miami del Caribe. ShutterstockUn fenómeno único: la luminiscenciaEn Puerto Rico, Vieques se conoce como Isla Nena y es amada por igual por los locales y los turistas. Es un verdadero destino para relajarse, reducir la velocidad al tiempo que impera en la isla, ir de playa en playa, nadar y bucear por la vida. Con solo 33 km de largo y 8 km en su parte más ancha, Vieques tiene solo dos pequeños distritos: Isabel II, donde están todos los barcos, y Esperanza, un lugar con hermosas playas, paseos marítimos, casas pintorescas y restaurantes exquisitos.La joya de Vieques es la Bahía Mosquito, reconocida como la bahía bioluminiscente más brillante del mundoLa joya de Vieques es la Bahía Mosquito, reconocida como la bahía bioluminiscente más brillante del mundo según el Libro Guinness. Una visita a este mágico ecosistema es una experiencia inolvidable. Se puede hacer en kayak o tomar un barco hacia la bahía para ver el agua que brilla verde neón en la oscuridad. Cuando la noche está oscura, o la luz de la luna no llega de pleno a la bahía Mosquito el mar comienza a brillar y sus aguas se vuelven luminiscentes. Hasta se puede nadar o bucear en este mar iluminado.Condado BeachLa gran vidriera del Puerto Rico moderno es Condado Beach, a quienes muchos llaman la Miami del Caribe. A lo largo de la Avenida Ashford se suceden un sinnúmero de hoteles de las más grandes cadenas internacionales, con vistas a la playa de Condado y ladeados por las tiendas de las grandes marcas y por coquetos restaurantes de cocina internacional. Aquí es donde se escucha hablar inglés casi a la par del español, con mucha actividad volcada a los servicios del turista internacional y con muchos visitantes de negocios.Embed 7 lugares extremos del mundo para visitarhttps://t.co/JC2qq6gbSm pic.twitter.com/orOb3gYvlT — Tendencias (@InfobaeTrends) 24 de abril de 2016Paseando desde el principio de la Avenida Ashford en dirección al Viejo San Juan, vamos encontrando parques como el Antonia Quiñones, el Nacional Laguna del Condado (que permite practicar algunos deportes náuticos y darse un baño en la playa), el Nacional Plaza de la Libertad o el de las Nereidas.Este recorrido presenta todo un muestrario de la vida moderna puertorriqueña: desde las grandes tiendas de lujo, los altísimos hoteles que forman un skyline que se refleja en el mar con una elegancia única, pasando por el verde de los parques, siempre frecuentados por locales y turistas, el oro de la arena de las playas o el azul del inmenso Océano Atlántico, Condado tiene algo que pocas veces se encuentra en los viajes, esa mezcla de hormigón y verde que pocas veces resulta atractiva, pero que en este caso atrapa y deja melancólico al viajero que, terminado el viaje, debe despedirse.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios